sábado, 31 de julio de 2010

QUÉ SE LEE EN LAS PELUQUERÍAS

No soy asidua a las revistas del corazón, ni a las femeninas. Nunca se me ocurre comprarlas. Sencillamente no me interesa la vida de los demás, sobre todo si no los conozco.
Para las " típicas situaciones de espera", salas de espera de médicos, peluquería.....me suelo llevar mi libro. Pero hoy, me ha dado un punto, de esos que a veces tenemos las mujeres, y me he metido en la peluquería sin llevarlo programado. Así que a falta de libro he cogido un par de revistas.
Empiezo por una del corazón. Me he puesto al día en bañadores de famosas, lugares de veraneo de los personajes públicos y demás tonterías varias.
Después he pasado a una femenina. De esas que te dan consejos de belleza, te dicen lo que está de moda y por tanto lo que hay que usar y, además, ponen algún articulito por si te da por leer no más de cinco minutos seguidos.
No voy a decir el nombre de la revista. Da igual. He cogido esta pero podía haber sido otra cualquiera.
El caso, es que este número íba especialmente dedicado a la joyería. Debe ser que en época de crisis está bien visto eso de poner los dientes largos.
Empiezo a pasar páginas y lo primero que me sorprende es que para hacer unas fotos de joyas, la modelo tenga que posar desnuda y con unas fotos en compañía de un caballero un tanto subidas de tono. Pienso: "Bueno, será que me estoy haciendo mayor y por tanto cada día estoy más intransigente, o quizá sea que soy demasiado tradicional". Esto puede ser, no digo que no.
Pero cuando paso unas cuantas páginas, llego al articulito este que digo que escriben estos periodistas, que no da para mucho. Deben pensar que el público al se dirigen no debe asimilar más de dos páginas seguidas sin aturullarse. Y cual no es mi sorpresa que el título del artículo es algo así (mi memoria no es muy buena, así que no es transcripción literal, lo que sí me ha quedado clarísimo es la idea): UNA MUJER ES FELIZ CON UNOS DIAMANTES, AUNQUE TAMBIÉN LO ES CON EL ABRAZO DE SU HIJO
No me digáis que no es indignante. Pero, ¿cómo ha podido escribir un periodista algo semejante?
Soy mujer, creo que algo presumida aunque no en exceso, me gusta la moda, me gustan las joyas......pero no puedo poner en el mismo nivel llevar unos diamantes por muchos kilates que tengan con el abrazo de un hijo. Creo de verdad que es como dice ese dicho "comparar el tocino con la velocidad".
No puedo imaginar ninguna mujer, por frívola que sea, por materialista que sea, que pueda decir que ambas cosas sean lo mismo.
Una joya puede ser muy cara, carísima, la más cara del mundo, pero no deja de ser un objeto. Y un objeto inútil.
Un hijo es otra cosa. ES UN HIJO y no hay palabras que lo definan.
Ay !!!!, qué pena me da leer estas cosas !!!! porque supongo que cuando lo escriben es porque están convencidos que a sus lectoras les va a gustar, o por lo menos que le va a hacer gracia....pues a mí no me hace ninguna.
Creo que a partir de ahora, como mi bolso es tipo maleta, llevaré siempre el libro para posibles imprevistos como el de hoy.

jueves, 29 de julio de 2010

GUERREROS EN LA RED

Hacía varios días que no me ponía al día en las entradas de los blogs que habitualmente sigo. Hoy he estado leyendo algunos. Muchos de los que sigo, yo diría la mayoría, los he ido encontrando en las páginas webs que seguía relacionados con temas de cáncer.
Durante cuatro años he intentado aprender mucho de cáncer, y sobre todo de cáncer de próstata. No tenía ni idea casi de dónde estaba esta parte del cuerpo, ni para qué servía, no sabía que significaban las siglas PSA, ni lo que eran las metástasis óseas, y mucho menos la necrosis de mandíbula.
Me apunté a todo lo que encontraba de este tema. A foros, alertas de google......todos los días leía algo relacionado con esto.
Y paradojas de la vida. Todo esto no me ha servido para mucho. Ha sido otro cáncer, otra metástasis la que ha ganado la batalla en la vida de Carlos. Y es que ni siquiera sabía que había diferentes tipos de cáncer......
Los seres humanos somos tan sumamente vulnerables, que ni siquiera atacados por una enfermedad, podemos estar seguros que será esa la que terminará con nuestra vida.
Carlos era un asiduo también de estas alertas. Ninguno nos lo dijimos al otro, pero nos dimos cuenta el primer día que los dos habíamos leído la misma y uno se la contó al otro. Él seguía a diario una página donde un prestigioso oncólogo respondía a las pregunas sobre el cáncer de próstata. Incluso una vez envió una pregunta....., luego pretendía engañarme diciéndome que no era su caso.......
Aprendimos de esto. No sirvió para nada. Daba igual, estar informados no era sinónimo de tener la solución. En este caso no se cumplía esa máxima de "información es poder". Aquí el poder escapaba de nuestras manos.
Unas páginas eran informativas. Otras me gustaba leerlas porque me sentía identificada. Eran historias más personales, de esas que no salen en los libros de medicina. Se referían a esa otra parte del enfermo y de los que le rodean, a la parte emocional.
Y en estas páginas se cuentan momentos alegres y también triste. Hay "guerreros", como a algunos le gusta autodenominarse que ganan la batalla. Otros dejan de escribir. Han perdido, y han desaparecido. De todos, de unos y otros se aprende.
Hoy no me ha venido bien releer estas páginas. La herida está todavía muy reciente, y se abre al menor esfuerzo. Lo de hoy ha sido un esfuerzo emocional que de momento no me encuentro capacitada para repetir.
En algún momento de mi vida, quizá pueda volver a leerlos. Ahora no.

martes, 27 de julio de 2010

DEDICATORIA

Otra dedicatoria. Hoy es el editorial de Historia de Iberia Vieja, una revista con la que Carlos disfrutaba mucho, y a la que prestaba especial atención. Los que lo conocisteis sabéis por qué. Gracias por estas palabras Bruno.



DEDICATORIA

Dentro de pocos meses se cumplirán tres años desde que la editorial América Ibérica inició esta fascinante aventura para mostrar a los lectores cuál ha sido y cómo ha sido la historia de nuestro país. En aquella decisión fue fundamental el arrojo, ganas y espíritu de un hombre como Carlos González Galán, vinculado desde hace más de dos décadas a esta editorial e implicado como pocos en conseguir que la propuesta temática que se ofreciera a los lectores resultara atractiva y apasionante. Y se logró, en gran medida, gracias a su trabajo y dedicación, haciendo más buenos los buenos tiempos y logrando que los complicados duraran el menor tiempo posible. Hoy, América Ibérica es una referencia, presenta una enorme cantidad de cabeceras en el mundo del deporte, de las aficiones, la naturaleza, la ciencia y… la historia.

Se ha marchado joven, muy joven. De forma muy injusta, por culpa de una enfermedad contra la que peleó con una entereza enorme. Para él, para toda su familia, para sus amigos, a todo su entorno la redacción –y en la empresa, cuya nota pública reproducimos a continuación– de Historia de Iberia Vieja envía sus condolencias y sentido pésame. Ojalá que desde allí arriba disfrute de la lectura de este número y de todos los que vengan a continuación. Le habría gustado conocer la fascinante historia de los últimos templarios en España, los desconocidos planes de Felipe II para conquistar China o las aventuras vitales de los pescadores españoles que desde el siglo XVI buscaron en las costas del Nuevo Mundo… Siempre hemos buscado las temáticas más interesantes, las más desconocidas, las perspectivas más sugerentes. Este número, por supuesto, está dedicado a él.

Bruno Cardeñosa
Director

sábado, 24 de julio de 2010

MÁS RECUERDOS.- Otra editorial preciosa

Queridos lectores de mi blog.

Siento que estos días las entradas estén todas relacionadas con este tema. Pero es que mi vida ahora está llena de estos sentimientos, y quiero compartirlos con todos vosotros.

Me llena de orgullo los editoriales que en estos días se están escribiendo sobre mi marido.


MAS RECUERDOS (Editorial revista Enigmas)
Me siento joven, pero cuando echo un vistazo atrás para buscar recuerdos en mi escurridizo archivo mental, soy consciente de que ya, en más ocasiones de las deseadas, me tengo que remontar quince o veinte años atrás. Sin embargo, hay instantes en los que acudir a esos recuerdos es una experiencia gratificante, porque nos devuelve las esencias de esos lugares que tiempo atrás pateamos; o los sabores que paladeamos; o los rostros de esa gente con la que convivimos momentos intensos… 
Una de las personas que aparece asida a la trayectoria profesional de ENIGMAS, pero también a la personal, es nuestro Consejero-Delegado y Director General, Carlos González Galán. Carlos ha sido, en una proporción importante, responsable de que usted tenga esta idea hecha papel entre sus manos; y ahora, ese hombre de caminar pausado y mirada amable se nos ha ido. Él, junto a otro querido amigo, F. Jiménez del Oso, decidió en el ocaso de la primavera de 1995 poner en marcha un producto que nació con una frase inolvidable: “ENIGMAS, la revista definitiva”. Y además ambos tuvieron el atrevimiento de contar con un jovenzuelo de apenas 20 años para que formara parte de ese equipo fundacional, que hoy, ya cercano a los 40, se ve en la indeseable situación de tener que escribir unas letras que jamás hubiera querido redactar. Por eso, querid@ lector@, permítame que me agarre a los recuerdos… Y así, recuerdo aquel día que frente a las suculentas tentaciones de una cadena de televisión nacional, hace ya muchos años, Carlos me miró a los ojos y con emoción, quizá contagiado por la que destilaba el gran doctor, me dijo: “Queremos que te quedes con nosotros”, y no hizo falta más… Y recuerdo con no menos emoción aquella comida en la que a Iker y a mí nos propuso el reto de llevar el misterio al formato deseado por cualquier reportero: el periódico, y de esta manera nació el casi mítico Enigmas Express; siempre por delante. Pero también recuerdo cuando tras dos meses en el dique seco después de un complicado accidente, al llegar a la puerta de esta editorial Carlos me recibía en compañía de otro buen amigo, Vicente Robles, y sonriendo me tendía una vez más su mano firme mientras me decía: “Bienvenido a casa…”. Porque Carlos más que un jefe fue un amigo con el que tuve la oportunidad de compartir tiempo profesional y conversación personal, que al final es lo que cuenta, porque eso, la experiencia sincera, es lo que nos queda a lo largo y ancho de nuestra existencia; un hombre paciente que sonreía ante mi vehemencia, y que en un mundo de sordos siempre estuvo dispuesto a escuchar.

Ese es el recuerdo con el me quedo: la sonrisa de un amigo que en los momentos difíciles, porque por desgracia en esto del periodismo abundan más que los fáciles, siempre me/nos tendió la mano, confió en nosotros, fue capaz de quebrar la en ocasiones insalvable línea entre profesionales y despertar una amistad que consolidó con el tiempo.

Imagino que estas situaciones deben de tener un sentido, pero ahora, si es que lo tiene, se me escapa. Pese a todo es bonito recordar, porque el recuerdo es lo más parecido a la eternidad, y eso es algo que consuela y da paz a aquellos que seguimos en esta maravillosa batalla que es la ­vida…

Lorenzo Fernández Bueno


viernes, 23 de julio de 2010

SE MERECE ESTA ALABANZA

Yo no lo podría haber expresado mejor.....enhorabuena !!!!



Editorial Revista "El mundo del perro"
ADIÓS A CARLOS GONZÁLEZ GALÁN

Lo más reparador a los desafíos y sinsabores que interpone la vida en nuestro camino lo podemos encontrar en la propia vida.

Y nueve de cada diez veces, esta reparación aparece a través del encuentro fortuito en ese camino con personas a las que ha merecido la pena tratar y conocer. Lo más grande de este hecho es que, mientras que los sinsabores de la vida son a menudo rápidamente olvidados, el recuerdo que dejan esas personas es imborrable y los sobrevive.

Cuando, hace ya cinco años, los destinos de El Mundo del Perro y Editorial América Ibérica confluyeron para crear una revista más fuerte, no sabíamos que, además, se estaba produciendo para nosotros uno de esos encuentros cuyo recuerdo ayuda para siempre a enfrentarnos con la vida. Estas líneas nacen con el dolor todavía punzante, por reciente, del fallecimiento de Carlos González Galán, consejero delegado de nuestro grupo editor. Pero no es en esa calidad de ejecutivo en la que ahora queremos recordarle, por más que las conversaciones profesionales mantenidas con él revivan en nuestra memoria el fulgor de la pasión y la sabiduría con que Carlos vivía el mundo de la edición. Ni siquiera vamos a homenajear, aunque bien podríamos, su condición de
hombre bueno y honesto, algo que ya ha sido puesto de manifiesto con mayor derecho que el nuestro por los que le conocieron desde más cerca y durante más tiempo que nosotros mismos. Hoy nuestro recuerdo se dirige, más bien, al hombre que se supo durante años preso de lo inexorable de la enfermedad que taimadamente se hizo con su salud, y a la que, aun sabiéndolo, presentó batalla hasta el último aliento. Ese ejemplo perdurará en el recuerdo de todos los que supimos de la lucha que había comenzado a librar, de los que admirábamos la entereza de espíritu con que se enfrentó a su mal con una actitud de permanente mirada hacia delante. Tan poca importancia daba a su pelea desigual contra el destino que a menudo nos la hacía olvidar.

Se dice que alguien no muere mientras permanezca vivo en el recuerdo. Así, a Carlos González le quedan muchos años de una vida mejor, sin dolor y sin amenazas en el horizonte, y con la conciencia de haber superado con sobresaliente el examen de la existencia terrenal.

Nosotros no podremos contar más con su consejo, pero sí contaremos para siempre con su memoria.

Lola Moreno
Antonio Perea

sábado, 17 de julio de 2010

NUESTRA HERMANA MUERTE

Hace una semana escribía a las cinco de la mañana, sentada en la mesa del jardín esperando no sabía muy bien a qué. No tenía muchas ganas, pero había que pasar el tiempo de alguna forma. Cuando terminé la entrada apagué el ordenador. Demasiado esfuerzo mental para mis pobres neuronas agotadas.
Esperaba a que amaneciera, esperaba a que llegara un nuevo día, que todos intuíamos que íba a ser muy diferente a los demás.
Y así fue. Amaneció, llegó el mediodía, después la tarde y luego la noche.
Todo íba cambiando demasiado deprisa. Mucho más deprisa de lo que permitían las manillas del reloj.
La muerte se íba anunciando. Se íba instalando en esta casa, en este jardín.
Y llegó.
A pesar del daño que sabíamos que nos íba a hacer, no permitimos que nos arrebatara la serenidad. La paz que da saber que estamos en manos de Dios. La tranquilidad que da saber que si Dios permite esto sus razones tendrá, aunque a nosotros se nos antojen incomprensibles.
Esa serenidad que Carlos supo mantener hasta su último aliento. Esas palabras que nos transmitió y que se grabaron en el corazón y en el alma de todos y cada uno de los que estábamos a su alrededor.
Demasiados sentimientos, demasiadas emociones para intentar ahora resumirlas en unas cuantas líneas.

domingo, 11 de julio de 2010

MINUTO A MINUTO

Después de más de diez días, entro en el blog con la ilusión de poder contar algo que pueda ser interesante para los que me visitáis.
Y delante de la pantalla del ordenador no se me ocurre qué.....podría contar muchos momentos vividos en estos días, podría hablar mucho de sentimientos, podría hablar de dolores, de insomnios, de preocupaciones.....También podría hablar de consuelos, de abrazos oportunos, de palabras llenas de cariño, ....... Como dice S.Ignacio en sus Ejercicios Espirituales, de momentos de desolación y consolación. Hay tantos de unos y de otros !!!! Y es tan fácil y tan rápido pasar de uno a otro !!!
Pues bien, decido no escribir nada de esto. Voy a hacer caso a una oración que escuché de un santo sacerdote, que dice : "abandonemos el pasado a la providencia, y el futuro a la misericordia".
El minuto anterior ya es pasado y el minuto siguiente es futuro. Lo único que hay que pasar es el minuto presente. Para ese no hay secreto. Es vivirlo según aparece, según está, con el mejor ánimo que puedas. Y si este ánimo es malo, pues no le puedes hacer nada.....,solo esperar a que el siguiente, dado que está abandonado a la misericordia, sea mejor.
Sentada en el jardín de casa, estoy viendo amanecer. Llega un nuevo día. Cada minuto, cada segundo será único y especial.
España entera tiene su atención puesta en el pulpo, en el momento histórico que puede vivir nuestro país, ...... En esta casa, vivimos ajenos a esto y creemos que realmente lo que diga el pulpo no nos afectará a nuestra vida de hoy.

This Day in History