domingo, 20 de febrero de 2011

UNA REUNIÓN EN ALGÚN LUGAR

La semana pasada daba comienzo una reunión en una sala de visitas de una oficina. Da igual dónde y por qué fuera la reunión. Ocho personas se sientan alrededor de la mesa.
Después de las oportunas presentaciones, qué tal el viaje, el hotel bien etc etc.....empieza cada uno a sacar lo que va a necesitar en los tres días que durarán esas negociaciones.
De repente, encima de la mesa hay tantos ordenadores como personas sentadas, cada uno de ellos con su blackberry al lado, por supuesto, todos quieren estar conectados a internet, y poder recibir sus correos electrónicos. No puede faltar el proyector, porque todos queremos ver lo que nos quieren enseñar al mismo tiempo, sin necesidad de tener que leerlo en un papel.
La conexión wifi no funciona. Suele ocurrir. Se necesita llamar al experto. Ya lo consigue. Alivio general !!!!, ya estamos todos con nuestros correos actualizados. Ahora hay que decidir quién empieza a hablar para que sea su ordenador el que esté conectado al proyector. Ahí está ese maravilloso cable que durante tres días va pasando de portátil a portátil. Ese cable no está solo, se mezcla con los cargadores del resto de los portátiles que hay encima de la mesa. Ya está toda la mesa llena de cables por todos los sitios, tanto que cuando ves los vasos de agua y las tazas de café por ahí en medio, piensas que será un milagro que al final del día no haya un ordenador ahogado porque el agua se le ha caido encima.
Empiezan las reuniones. Se necesita que personas que no estén en la sala den sus opiniones, pero no es problema. Ahí está la maravillosa blackberry que permite enviar un email a cualquier persona en cualquier parte del mundo, da igual la hora que sea o qué esté haciendo esa persona en ese momento. Lo tiene que leer y contestar en un corto espacio de tiempo. Tú estás trabajando en ese momento, y te importa tres pimientos si a esta hora en otro lugar del mundo tu colega está ya sentado a la mesa cenando con su familia. Lo piensas, pero bueno, para eso tiene la blackberry, para estar localizable las veinte y cuatro horas del día.
Hay alguien que va actualizando las cosas en su disco duro. Pero los demás queremos esa actualización. Estamos sentados a menos de medio metro cada uno. Y como nos pasamos la información???? pues nada, no hay ni que molestarse en buscar un pendrive,...., "envíamelo por email". Y la persona que te lo ha enviado se asoma a tu pantalla "te llega???", "pues no, "pero si hace ya un rato que lo he enviado" "ya, si te he visto, pero todavía no me ha llegado".....plinnnn !!!! "ya lo tengo aquí" "ah, vale". Y piensas, menos mal que ya me ha llegado porque así deja de cotillear mi pantalla que no le interesa en absoluto.
Hace más de veinte años, cuando yo empecé en esto del curre, de las reuniones etc....., cogías un papel y un boli. Tomabas nota de lo que se decidía. Te ibas, consultabas lo que tenías que consultar. Lo escribías. Como mucho lo enviabas por fax, o llamabas por teléfono con el acuerdo. Lo escribías, iba con un mensajero, volvía el documento, se firmaba.......era tan diferente !!!!!
Pues eso, que ni mejor ni peor, simplemente diferente. Es verdad que a mí personalmente me evita hacer mcho ejercicio. Cuando hay que llamar a los niños para cenar, no me tengo que molestar en subir las escaleras que nos separan, envío un whatssap "a cenar" y al momento ya los tengo aquí.......

No hay comentarios:

Publicar un comentario

This Day in History