domingo, 12 de diciembre de 2010

AMOR

En un momento de tu vida, piensas que ya no habrá nada que pueda hacer que se te conmueva el corazón. Que ese pequeño músculo ha llegado ya a su límite dentro de tí, y que nada ni nadie lo volverá a encojer.
Pero ese corazón, que es el que con su latido nos mantiene con vida, hace algo más que bombear la sangre para que nuestro cuerpo funcione. Ese bombeo de la sangre, no sé médicamente, pero humanamente hace que nos sintamos vivos.
Esa sangre llega hasta nuestra cabeza, y allí no se qué órganos esperan, pero sí se que reaccionan. Y reaccionan con sentimientos. Esos sentimientos que pensabas que ya nunca más ibas a volver a sentir. Esos sentimientos que hacen que ese corazón se ensanche.
Muchos pueden ser los estímulos para que eso se produzca. Una canción, una lectura, unas palabras de alguien, un apretón de manos, ....., pero la respuesta es siempre la misma: el amor.
El amor que ese estímulo trasmite y el amor que está en tu corazón. Ese amor que no puede más y que dice que "aquí estoy".
Preciosa palabra que han utilizado los poetas de todos los tiempos. Preciosa palabra que está en muchas canciones, musa de muchos escritores, protagonista de muchas películas.
El amor, ese que tantas satisfacciones da cuando te sientes llena de él, y que tanto daño hace cuando te abandona. Ese que no entiendes. Ese que es necesario para vivir, igual que el aire que respiras.
El amor, ...., el que nunca pasa

jueves, 9 de diciembre de 2010

UNA DE REYES

Esta mañana
  • Mamá, ¿cuánto tiempo queda para Navidad?
  • Pues vamos a ver, si estamos a 9, pues quedan quince días
Con esta conversación hemos empezado la mañana cuando nos hemos montado en el coche.
Lo he dicho con toda la naturalidad del mundo, pero por dentro pensaba, ¿quince días????? madre mía, si quince días no es nada, si está aquí a la vuelta de la esquina, si no me había parado a pensarlo, si no me lo puedo creer.....
  • Mamá ¿y para Reyes?
  • Pues poco menos de un més. Así que a ver si vas escribiendo la carta de los Reyes Magos para que no te vayas a quedar sin lo que quieres pedirle. Hay que darse prisa
Y es que al mismo tiempo que íbamos hablando, en la radio daban la noticia que este puente los centros comerciales han estado a tope, que ha sido un fin de semana fantástico de ventas...claro, pensaba con la que caía fuera, no me extraña que la gente se dedique a pasear por los centros comerciales, y ya que estás paseando, pues eso, entras en una tienda, entras a otra.....
Y no tengo intención de meterme en esa jungla. Así que animo a mi hija a que me dé la carta cuanto antes vaya que haya problemas con Correos, que quiero que sea la primera. Mi única intención es ir a echar la carta una mañana de un día de la semana bien tempranito.
  • Mamá, este año ¿qué te traeran a tí los Reyes?
  • No sé, da igual. Cualquier cosita.
Esto ya es por la noche. Esta pregunta la hace mi hijo mayor. El encargado de llevar mi carta al buzón no está este año. Da igual, los Reyes Magos no se olvidarán de mí, y este año no me traeran ni bolsos, ni ropa, ni ninguna joya. Con que me traigan tranquilidad y serenidad por toneladas para que pueda ir racionándola durante todo el año, tendré suficiente.
Así que pronto me pondré yo también a escribir mi carta, vaya que esas dos cosas se terminen pronto y yo no tenga mi ración.
No quiero leer mis cartas a los reyes en este blog de otros años. Seguramente les pediría lo mismo que este año. Solamente hay una cosa que pedía que ya no me hace falta, los PSA bajitos. Ya no los necesito.

martes, 7 de diciembre de 2010

CON TRANQUILIDAD

Más de uno me decís que me echáis de menos en este blog.
Pues sí, llevo más de una semana sin escribir.
No me ocurre nada, de verdad.
Es que bueno, me lo voy a tomar con una cierta tranquilidad.
Estas cosas que no son obligatorias hay que hacerlas sin sentir la presión de tener que escribir.
En un momento "creo" que tuvo sentido. Por muchas razones
Ahora hay días que no me acuerdo de escribir. No por falta de tiempo, quizás porque estoy dedicando ese tiempo a otras cosas.
Por ejemplo a leer. Tengo dos libros empezados, a cual más interesante, y que estoy deseando coger al final del día.
En segundo lugar porque ha llegado el momento también de cuidar más de mí. Y ese cuidar me refiero a un cuidar físico. Hay que dormir para poder estar en forma al día siguiente.
Los que me conocéis sabéis que no me gusta hacer las cosas a medias.
Tener un blog no es solo escribir. Es seguir los comentarios, seguir otros blogs....., y había días que me llegaban las mil y monas leyendo en la pantalla del ordenador. Cosas interesantes, por supuesto. Pero al día siguiente, hay que madrugar, coger el coche...., y no se "debe tomar ibuprofenos como si fueran lacasitos"
Queridos todos los que me echáis de menos. No es un adiós. No me gustaría dejar definitivamente este mundo, es un "tomarme las cosas con más tranquilidad". Así que de vez en cuando escribiré, cuando tenga algo interesante que contaros, y además algo que no "afecte ni entristezca" a nadie. Esto va por una persona que yo me sé y supongo que él también ¿verdad?
Quién sabe, igual que hoy digo esto, quizá cuando pase esto de tanta lucecita, tanta cancioncita, vuelva a querer contaros algo todos los días.

This Day in History