viernes, 27 de febrero de 2009

AYUNO Y ABSTINENCIA

Ayer nos decía el Evangelio: Cuando ayunéis, no andéis cabizbajos, como los hipócritas que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará. (Mt. 6, 16-17)
Yo voy a empezar de mala manera la Cuarema, desobedeciendo lo que manda el Evangelio, porque os voy a contar que ayer, Miércoles de Ceniza ayuné.
Durante muchos, muchos años no he hecho el ayuno ni la abstinencia. Mi marido no ha faltado a este precepto ni un solo año. Pero yo, tenía la manga un poco más ancha, y pensaba que no hacía falta hacer esto. Total, pensaba yo, no voy a comer carne, pero lo voy a cambiar por un lenguadito y cenaré tan rícamente. En mi caso, no supone ningún sacrificio dejar de comer carne. Me encanta el pescado. Y si cambiaba un filete de pollo por unas gambitas, pues ya me diréis que penitencia la mia......
Y el ayuno, nada. En ese caso pensaba que si le diera lo que iba a dejar de comer a un pobre, pues bueno, tendría sentido. En otro caso, pues qué beneficio iba a sacar de mi ayuno los pobres hambrientos del mundo.
Pero un año pensé que lo tenía que hacer. Si la Iglesia lo mandaba, y había tanta gente que lo hacía, pues seguramente tendría algún sentido, y no debía criticarlo si antes no lo había experimentado. Ninguna mala enseñanza sacaría por intentarlo.
Así que ese año ayuné los días que la Iglesia mandaba. El desayuno no me causaba ningún problema porque es una comida que siempre me salto. Comer menos en la comida, tampoco lo llevaba mal. Total era levantarme de la mesa con un poco de hambre, pero bueno, soportable. El problema vino, con el picoteo al que estoy acostumbrada a lo largo de la tarde. Cuando abría el mueble de las galletas porque tenía un cierto gusanillo en el estómago. Cogía la galleta, y de repente me pensaba en qué pasaría si sintiendo ese gusanillo no tuviera nada que llevarme a la boca. Eso me hacía pensar en los que pasan por esos momentos, no un día a la semana, sino uno y otro y otro seguido. Y además lo hacen en unas circunstancias muy diferentes a las mias. Lo mio es voluntario, y sabiendo que al día siguiente puedo comer todo lo que quiero. Y me venían a la mente las imágenes de los niños que no tienen que comer, y de las madres que sufren porque ven desnutridos a sus niños.
No os voy a decir que saliera corriendo en busca de un pobre a quien darle el equivalente de lo que yo dejaba de comer, pero si poco a poco, fue haciendo mella en mi conciencia, y empecé a ser más consciente de las necesidades sociales, y me fui haciendo (creo) más caritativa. Ahora ya no pienso que con mi limosna no voy a arreglar el mundo, y por eso dejo de darla. Ahora pienso que con mi limosna, arreglo algo, lo que buenamente puedo.
La abstinencia es otra cosa. Como os he dicho, no supone para mi demasiado sacrificio renunciar un día a la carne. Hago la abstinencia por obediencia a lo que nos manda la Iglesia, con la que cada vez quiero estar más comprometida. Pero como en mi caso, no me parece suficiente, suelo hacer algún otro sacrificio, que no siempre tiene que ser relativo a la comida. Algunas veces si, pero otras, puede ser , hacer la llamada esa que tienes pendiente de hace tiempo y que no me apetece en absoluto, o renunciar a tomar una cocacola , no encender un cigarro....en fin, cantidad de cosas que se me pueden ocurrir, que si me suponen un sacrificio que ofrecer por alguna buena causa.
Ya no pienso que estos sacrificios caigan en saco roto. Ya no miro la globalidad, y efectivamente sé que no por mi van a acabar las guerras en el mundo, miro la individualidad, y alomejor ese día alguien ha sonreido por algo que yo he hecho.
Por último, confesar que tengo pendiente una cosa, que espero conseguirla en esta Cuaresma, y es hacer el sacrificio de vivir un día sin internet, sin email, sin móvil......

miércoles, 25 de febrero de 2009

FELIZ VIAJE

Esta reflexión me ha llegado en un powerpoint. la había leido hace mucho tiempo, pero me ha gustado recordarla.

Creo que es una preciosa metáfora de lo que es nuestro paso por la vida. En princi´pio había pensado poneros alguún comentario mio después de cada párrafo con mis cavilaciones, pero al ir escribiendo me he dado cuenta que es demasiado personal. He pensado que seguro que cada uno de vosotros a medida que vaya leyendo irá poniendo hechos de vida, caras y nombres de personas, actitudes ante la vida......y que mejor que meditéis sobre vuestro propio viaje.

La vida no es más que un viaje por tren. Repleto de embarques y desembarques, salpicado de accidentes, sorpresas agradables en algunos embarques, y profundas tristezas en otros.

Al nacer, nos subimos al tren y nos encontramos con algunas personas las cuales creemos que siempre estarán con nosotros en este viaje: nuestros padres. Lamentablemente la verdad es otra. Ellos se bajarán en alguna estación dejándonos huérfanos de su cariño, amistad y su compañía irreemplazable.

No obstante esto no impide que se suban otras personas que serán muy especiales para nosotros. Llegan nuestros hermanos, amigos y esos amores maravillosos. De las personas que toman este tren, habrá también los que lo hagan como un simple paseo.

Otros que encontrarán solamente tristeza en el viaje…

Y habrá otros que, circulando por el tren, estarán siempre listos en ayudar a quien lo necesite.

Muchos al bajar, dejan una añoranza permanente…

Otros pasan tan desapercibidos que ni siquiera nos damos cuenta que desocuparon el asiento.

Es curioso constatar que algunos pasajeros, quienes nos son más queridos, se acomodan en vagones distintos al nuestro. Por lo tanto, se nos obliga hacer el trayecto separados de ellos.

Desde luego, no se nos impide que durante el viaje, recorramos con dificultad nuestro vagón y lleguemos a ellos... Pero lamentablemente, ya no podremos sentarnos a su lado pues habrá otra persona ocupando el asiento.

No importa; el viaje se hace de este modo: lleno de desafíos, sueños, fantasías, esperas y despedidas... pero jamás regresos.

Entonces, hagamos este viaje de la mejor manera posible. Tratemos de relacionarnos bien con todos los pasajeros, buscando en cada uno, lo mejor de ellos.

Recordemos siempre que en algún momento del trayecto, ellos podrán titubear y probablemente precisaremos entenderlos… Ya que nosotros también muchas veces titubearemos, y habrá alguien que nos comprenda.

El gran misterio, al fin, es que no sabremos jamás en qué estación bajaremos, mucho menos dónde bajarán nuestros compañeros, ni siquiera el que está sentado en el asiento de al lado.

Me quedo pensando si cuando baje del tren, sentiré nostalgia...Creo que sí.

Separarme de algunos amigos de los que hice en el viaje será doloroso. Dejar que mis hijos sigan solos, será muy triste. Pero me aferro a la esperanza de que, en algún momento, llegaré a la estación principal y tendré la gran emoción de verlos llegar con un equipaje que no tenían cuando embarcaron.

Lo que me hará feliz, será pensar que colaboré con que el equipaje creciera y se hiciera valioso.A tí, que eres parte de mi tren, te deseo un...¡¡¡Feliz viaje!!!

Yo cierro mi propia reflexión contenta de pensar que los vagones de mi tren van repletos de gente maravillosa, que los kilómetros que hasta ahora he recorrido han merecido la pena uno a uno, a pesar de las curvas, las cuestas arriba y las cuestas abajo, y que tengo la esperanza que cuando me baje del tren, haya dejado una huella suficiente en mi asiento para que los que continúen no me olviden.

martes, 24 de febrero de 2009

A PESAR DEL DOLOR.....¡ SOY TU ESCLAVA ! 3ª PARTE

Escuchaba tus palabras no como quien las bebe, sino como quien las cuenta, como quien las numera con el alma retorcida. Y ahora, ¿dónde está? ¿dónde estás, Judas, hermano mío, hijo mío? Tu aullido es la gran sombra de esta tarde, un viento helado, una noche de invierno, una sed imposible. Hiel y vinagre suben por mi boca. Y Tú, pequeño mío, ¿por qué agitas ahora la cabeza? ¿qué nube de murciélagos quieres espantar de tu mente? No, no tengas miedo: el Padre tiene que estar orgulloso de ti, como ,lo está tu madre. Has cumplido, has cumplido y El lo sabe, aunque esconda su rostro. Yo sé y Él sabe que has sido un valiente, digno de ser lo que eres: mi hijo y mi Dios. Ese Dios diminuto cuyo cuerpo lavé yo tantas veces, cuyas manos creadoras y pequeñitas cabían en las mías. Me quedaba mirándote y pensando: No es posible, no es posible que «esto» sea Dios; y tu boquita me hacía daño al mamar. Ea, ea, mi Dios. Aquella leche iba volviéndose sangre de Dios, la misma que ahora derramas. ¡Pero dejadle morir al menos! Muere por vosotros, ¿no lo entendéis? Un hombre puede ser redimido mientras se carcajea de su Redentor. La Humanidad es ciega. Ceguera. Un océano de ceguera nos rodea. ¡Si al menos supieran a Quien están matando! Tú jugabas a mi lado como los demás niños. Y nadie sospechaba. Como ahora. Si hubieran sabido con Quien jugaron, a Quien crucifican, morirían de espanto. Mejor que ni siquiera lo imaginen, pobres, pobres hombres. Pero yo no puedo permitirme el lujo de estar ciega. Yo sé. Yo mido el volcán sobre el que caminamos, el vértigo de Dios, la página que gira el Universo.
¿Te duele, niño mío? ¡Ah, si al menos volvieras hacia mí esos tus ojos misericordiosos! Pero lo entiendo: ahora estás redimiendo. ¿Qué tiempo podría sobrarte para sentimentalismos? No, no tengo yo derecho a robar a los hombres ni una sola esquirla de tu muerte. Aunque también mueres por mí. También yo necesito de su sangre. Me redimes con la que te presté. ¿Y ahora? ¿No es demasiado, hijo, lo que me estás pidiendo? ¿Habiendo sido madre tuya, cómo podría serlo de tus asesinos? Pero si fui esclava una vez, seguiré siéndolo. Que entren, que entren en mi seno. Se ha desgarrado tanto en esta hora, que ya me caben todos.

Y Tú, descansa hijo. Deja caer de una vez tu cabeza. Y descansa en la muerte. Ella no te hará daño. No podrá vencerte. Cruzará por tus venas, triturará tu sangre, pero Tú tienes tanta vida en ti que ella no durará mucho sobre tus dominios y se irá, derrotada, asombrada de haber podido estar alguna vez sobre su Dios. Y yo cuidaré tu cuerpo. Iré quitándole una a una las espinas, besándote las llagas, cerrando tus ojos, aunque al hacerlo el universo se oscurezca. ¡Ah, si pudiera volver a llevarte dentro, ah, si pudiera parirte otra vez y no sólo tenerte derrumbado sobre mis pobres brazos! Descansa, hijo. Y vuelve, vuelve pronto. Y si puedes, regresa con todas tus heridas, para que ni yo ni nadie lo olvidemos, tanto amor, tanto amor. Vuelve con todas tus sangrientas condecoraciones, hermano nuestro, hijo mío, mi Dios.
Ha terminado. Espero que os ayude a la reflexión.

lunes, 23 de febrero de 2009

A PESAR DEL DOLOR.....¡ SOY TU ESCLAVA ! 2ª PARTE

Conocía la noche de la fe, pero nunca creí que fuera tan profunda. Ni una sola ventana con luz en el alma. Sólo creer, creer, apretar los puños del alma, esperar, agarrarte a los barrotes de tu cárcel, entrar en las entrañas de la oscuridad. Sin ángeles, sin voces de lo alto. Sólo la noche y el seguir escuchando el golpear feroz de los martillazos como látigos. Y el galopar de la muerte que se acerca. Y ojalá fueran, al menos, dos muertes las que se acercan. «Dios te salve, María, dijo el ángel. ¿Salvarme? ¿No es acaso ahora cuando tendría que salvarme y salvarte? ¿Llena de gracia quería decir llena de dolor y de muertes? ¿La gracia es esta espada que nos pulveriza? Gabriel, Gabriel, ¿dónde te has metido? Y si al menos ahora viviera José… Ah, José, amor mío, ¡qué daría yo ahora por tenerte junto a mí y reclinar mi cabeza en tu hombro! En la noche no hay nada. Sólo la noche. Y la certeza de que el sol vendrá mañana. Pero, ¿cuántos siglos faltan para mañana? Dímelo, hijo, respóndeme: ¿Es que siempre hay que salvar con sangre? ¿tan hondos son los pecados de los hombres que sólo pueden borrarse con manos y frente desgarradas? Yo acaricié tantas veces tu frente cuando, de niño, tenías fiebre. Pero las espinas, no, nunca pude imaginarlas. Salíamos al campo, corrías, jugabas con las zarzas. «No vayas a pincharte» Y reías, reías. Yo te veía crecer siempre con miedo. Ah, poder encerrarte para siempre en la infancia, retenerte, disfrutarte. ¿Por qué crecen los hombres, a dónde van, qué prisa tienen? ¿Qué les lleva a la muerte? ¿Una misión será más fuerte que la vida? Tu corazón estuvo siempre tirado, arrastrado por invisibles caballos, como por un hilo que te sujetara desde la eternidad. Tenías que salvar. Como si todas las otras vidas fuesen más importantes que la tuya. Te veo yéndote, como si fuera un pecado cada hora dedicada a ser feliz. «Si el grano no muere, es infecundo», decías. Y tenías que subirte a la cruz, como un suicida, como un amante, enterrándote, sin que entendieran tu entrega ni tus propios apóstoles. Esos pobres que han acabado fallándote. ¿Es que no lo supiste desde siempre? Veo el rostro de Judas, ese muchacho asustado que parecía temblar cada vez que oía la palabra «amor». Me habría gustado ser su madre. Tal vez, entonces… Cuánto le quise y le temí.

domingo, 22 de febrero de 2009

A PESAR DEL DOLOR.....¡ SOY TU ESCLAVA !

Va a empezar la Cuaresma. Este miércoles es Miércoles de Ceniza.
Para que empecemos a meditarla, os voy a copiar un escrito de Martín Descalzo sobre la Virgen. Es un poco largo, así que os lo pondré en varios días. Creo que meditar este escrito, es una buena forma de comenzar la Cuaresma.
Ahora sé que elegí bien la palabra: «Esclava, esclava». Pude decir sencillamente: «Dile que sí, que estoy de acuerdo». O responder: «El sabe que estoy a sus órdenes». O preguntar: «¿Acaso Dios tiene que pedirme a mí permiso?» Pero dije: «He aquí la esclava», sin comprender hasta qué punto me convertía en lo que estaba diciendo, en alguien a quien arrastrarán siempre con los ojos cerrados por túneles oscuros que jamás entenderá.

Conducida del gozo al dolor, del dolor al espanto, del espanto a este vacío de ahora en el que mi corazón es un lagar molido, un cesto de cenizas, una cadena de muertes. Si sabías que esto acabaría así, ¿por qué elegiste una madre? ¿Por qué no naciste como el pedernal, en la montaña, en lugar de entrar en el pobre seno de una mujer que no podría soportar tanta desgarradura? Todas las madres dicen: «Los hijos son difíciles de entender, crecen, crecen; tu crees saber hasta la más mínima de las arruguitas de su cara. Y un día descubres que han crecido tan desmesuradamente que no acabas de creerte que un día han estado dentro de ti. Pero tú…
Es como si hubiera engendrado un gigante, parido una montaña, albergado dentro todas las cordilleras del universo entero. Siempre supe que me desbordarías. Cada vez que en tu vida quise descender al fondo de tus ojos entendí que me perdía por los vericuetos de tu alma. Tú eras, desde luego, un hombre. Yo lo sabía como nadie. Pero también más, también un vértigo a cuya orilla yo no podía ni asomarme. Crecías, crecías, como si tuvieras que vivir muchos años dentro de cada uno de los tuyos, como si te sobrase alma y la pobre piel que la ceñía fuera a estallar en cada hora. Y Yo, cuando te abrazaba ¿cómo podía abrazarte? Me dolías de tanto como te olía el alma a vida y a muerte. Que vendría el dolor, lo supe siempre. Bien me lo dijo Simeón antes de que Tú aprendieses a andar. Pero que el dolor fuese esto, no pude ni sospecharlo: oír el gotear de tu sangre, de «Nuestra» sangre, cayendo sobre el silencio de esta hora, sonando cada gota con más crueldad que los mismos martillazos. Se clava en mí el retumbar de cada gota, como un clavo que me penetra dentro, dentro, dentro, más dentro, allí donde el alma está en carne viva. ¡Ah, tus manos! Yo las vi gordezuelas, buscando mi pecho, enredando en mi pelo, besadas, mordisqueadas por mí, rubias de trigo nuevo, tendidas para acariciar mi rostro, partiendo el pan por mí amasado. ¿Y estaba preparándolas yo para ese hermano clavo que acabaría poseyéndolas, destrozándolas, desgarrándolas como abrías Tú el pan? Hijo, hijo, perdóname, perdóname por seguir viva cuando Tú estás muriendo, Perdóname por no saber decirte nada en esta hora, por no saber ni orar, por tener el alma como el desierto de los desiertos, por no saber ni estar contigo, por no tener en esta hora otro oficio que el de estar cansada y decirte: hijo, hijo, hijo. He entrado en el túnel de Dios. Y está oscuro. A los dos nos ha abandonado. Y ni siquiera nos ha abandonado juntos. Encerrado cada uno en su abandono como en un «bunker» de piedra, en dos vacíos gemelos pero separados.
Continuará......

NUEVA HERRAMIENTA

Las visitas al blog van aumentando, cosa que os agradezco mucho. Me visitan desde Estados Unidos, Chile, Venezuela.....Parece que somos internacionales.
Pero como veo que no os termináis de animar a poner comentarios, he añadido una nueva herramienta que es fácil, y espero que esta si la utilicéis.
Al final de cada entrada aparece un cuadro con varias opciones. Solo tenéis que dar un click de ratón para decirme si os ha gustado el artículo, si os parece entretenido, o un rollo.
En cualquier caso, y como soy muy pesada cuando quiero algo, no quitaré la opción de los comentarios porque estoy segura que poco a poco os iréis animando.
Espero vuestras opiniones !!!!!

sábado, 21 de febrero de 2009

PROGRAMAS DE TELEVISION

Esta semana ha sido noticia en los periódicos la historia de una exconcursante de Gran Hermano en Reino Unido.
Es una chica de 27 a la que le han diagnosticado un cáncer terminal. Ella se declara como analfabeta por falta de recursos. Tiene dos hijos pequeños y, quiere dejarles suficiente dinero para que ellos si reciban la educación que ella no tuvo. Para ello, y a cambio de algo más de un millón de euros, va a permitir que se graben los últimos días de su vida, incluyendo su boda y la agonía de su muerte.
Yo no voy a juzgar a esta chica. Ella cree tener sus razones para hacer esto. Querer dejar situados económicamente a sus hijos de 5 y 4 años le parece razón suficiente para renunciar a la intimidad que debería tener en estos momentos.
A mi lo que me llama la atención es que una cadena de televisión pague ese dinero. Lo hace sabiendo que va a recuperar con creces. Y si lo hace es porque hay una cantidad de telespectadores dispuestos a ver ese programa.
Cuando hace unos años, comenzaron los programas que llamamos telebasura con Antonio David y semejantes de protagonistas peleandose entre ellos, nos echamos las manos a la cabeza, y dijimos que la tele no merecía la pena. Pero lo cierto es que estos programas tenían audiencia. Luego vinieron programas como la famosa isla, o la casa de gran hermano, e igualmente dijimos que vaya rollo. De nuevo las teles hicieron su agosto. Programas en los que la gente en público cuenta sus problemas, se pelean con su pareja, se reconcilian con la vecina del quinto en público, se someten a una máquina para que su pareja se crea si le ha sido fiel........Programas que todos criticamos, que nadie reconoce que ve, pero que cuando salen los estudios de las audiencias, se colocan en los primeros puestos.
Qué queréis que os diga, que todo eso no me parece una nimiedad comparado con el caso de esta chica británica. ¿Como puede llegar el hombre a ser tan morboso que disfrute viendo sufrir y morir a una persona? ¿como va a poder disfrutar alguien en el sillón de su casa, tomándose una cervecita, y al mismo tiempo viendo el sufrimiento que a esta chica le va a producir la quimioterapia, los dolores....? ¿podremos ver impasibles la despedida de esta chica de sus hijos?
Nos hacemos cada vez más duros. Hemos llorado delante de la pantalla con películas tipo Ghost o Pretty Woman, pero ya no nos vale la ficción. Necesitamos sufrimientos reales que alimenten al masoquista que parece que llevamos en nuestro interior. No tuviéramos suficiente con nuestros propios sufrimientos, para tener que disfrutar viendo los ajenos.
El género humano ha perdido el norte, todos los puntos cardinales al mismo tiempo. Salvamos a las ballenas, estamos preocupados por el efecto en las plantas del cambio climático y, y al mismo tiempo nos regocijamos con los sufrimientos de nuestros semejantes.
No he leido ningún manifiesto en contra de la grabación de este programa. Ni siquiera de las asociaciones contra el cáncer. Debe ser que no lo consideran una falta de respeto hacia estos enfermos. Somos capaces de encadenarnos a un árbol para que no lo talen, pero no protestamos para que se respete la dignidad de las personas. ¿Dónde están los valores que nos diferencian de los animales? Cada vez estoy menos convencida de aquello que estudiamos en el colegio: "animal racional" como definición del hombre.
Deberíamos hacer boicot a programas de este tipo, a ver si por fin vuelven a ponernos el Un, dos, tres que al menos, la calabaza nos hacía reir.

miércoles, 18 de febrero de 2009

ANIMO

A todos nos pasan cosas malas,

pero no vale la pena perder el tiempo

en preocuparse o ponerse triste.

Mejor dedicarlo a perseguir los sueños incansablemente,

buscar nuevos retos y compartir con nuestros seres queridos

el mejor regalo que nos han hecho: la vida

Yuriko Usami

HISTORIAS CON SENTIDO II

Esta historia me ha llegado en un mensaje por email. Quiero creer que es verdad. La escribo tal como la recibo. Es otra de esas "historias con sentido" que merece la pena compartir. Es otra de tantas que pasará desapercibida y que tiene mucho más valor que algunas que ocupan las portadas de los periódicos.



Esto es una historia fuerte, pero conmovedora ... con una imagen de John Gebhardt en Irak


La esposa de John Gebhardt, Mindy, dijo que la familia entera de esta niña fue ejecutada.


Los insurrectos tuvieron la intención de ejecutar a la niña también, y le pegaron un tiro en la cabeza ... pero fallaron y no la mataron.


Ella se está recuperando en el hospital al cuidado de John, pero sigue gimiendo y llorando.


Las enfermeras dijeron que John es el único que parece calmarla, entonces John ha pasado las cuatro noches pasadas sosteniéndola mientras ambos duermen en esa silla.


Él es una verdadera Estrella de la guerra, y representa lo que el mundo Occidental trata de hacer.


¡Esto, amigos, vale la pena compartir con el MUNDO! ¡¡Hagámoslo!!


Nunca veremos cosas como esta en las noticias.


El público tiene que ver imágenes como esta y tiene que comprender que hacemos una diferencia. Incluso si es solamente una niña cada vez.


" No podemos dirigir el viento pero podemos ajustar nuestras velas... "


lunes, 16 de febrero de 2009

DICEN POR AHI QUE HAY CRISIS

Quien no haya escuchado esta palabra en los últimos meses es que no está en el mundo.
Es raro que encendamos la radio o la televisión y no den alguna noticia de una suspensión de pagos, o de un ERE.
Antes de ponerme a escribir esta entrada he estado hojeando un periódico económico. Reconozco que lo he terminado con una medio depresión, y pensando que es mejor vivir en la ignorancia. No había ni una sola noticia que tuviera un poco de optimismo. A partir de ahora, me quedaré con los de información general, donde al menos, en las páginas deportivas, se ve sonreir a Raul.
Las buenas noticias, nos dan alegría y una cierta envidia. ¿ A que a todos nos gustaría ser el que ha ganado el euromillón?
Las malas noticias son otra cosa. Normalmente nos producen una cierta desesperanza. Pero como estamos hablando de números, estadísiticas y porcentajes, se nos olvida rápidamente. Hablamos de ello con los compañeros, con los amigos, pero desde una perspectiva un tanto lejana, porque afortunadamente todavía no nos ha tocado vivirlo en primera persona. Ocurre como las estadísticas de los accidentes de tráfico. Todos los lunes las escuchamos, pero si no ponemos cara a ninguno de esos fallecidos, no pasará media hora antes que nos hayamos olvidado.
Pero con los tiempos que estamos pasando, ya más de uno habrá puesto cara a uno de esos tres millones de parados. O le ponéis cara a alguien que lleva un par de meses sin cobrar el sueldo, aunque tiene que seguir haciendo rente a los pagos, y llenando el frigorífico. O a ese que se teme que pasará a engrosar la cola del paro dentro de poco tiempo. Y esto ya es otra cosa, porque ya es alguien que nos toca de lleno el corazón. Ya pasamos de la desesperanza a la compasión.
Son malos tiempos los que nos está tocando vivir. No hace falta ni siquiera saber de economía para saber que algo está pasando. Las tiendas están vacías. Ni siquiera las rebajas han hecho que los consumidores se animen. Unos porque realmente no pueden, y otros porque aunque algo esté muy barato, lo miras y piensas si de verdad lo necesitas. Como la mayoría de las veces la respuesta es que no, lo vuelves a soltar en el montón, porque con la que está cayendo, para qué gastar innecesariamente.
Los carteles de "nuevo" están ya puestos. Los colores primaverales han llegado, pero tampoco por eso se anima la gente. Parte de culpa la tendrá el frio que sigue haciendo que no incita a comprar un vestidito de tirantes, pero además, esperaremos a ver qué nos sirve del año pasado y si no pues a las rebajas de julio que total, están a la vuelta de la esquina.
Yo no envidio ahora a los gobernantes. No me parece raro que el recién estrenado Presidente de los EEUU dijera el otro día que llevaba dos noches sin pegar ojo. Mucho me temo que no sabrán qué hacer. No hay experiencias anteriores que ayuden a salir de esto. Las grandes figuras de la economía dicen que no hay precedentes en lo que está pasando.
Por mi edad, recuerdo la crisis de la década de los noventa, pero o yo era una inconsciente, o no me enteraba de nada, o no tuvo la repercusión que está teniendo esta. Había crisis en unos sectores, pero no en todos. Había crisis en una zona del mundo, pero no en todas al mismo tiempo. Se podía confiar en el sistema bancario, cosa que ahora no ocurre.
Dicen que tocaremos fondo en este año. Ojalá, aunque no tengo mucha confianza. Será difícil remontar partiendo de tan abajo.

sábado, 14 de febrero de 2009

CARTA DE UN ENFERMO A SU MEDICO

Estoy leyendo la biografía de un hombre ejemplar: Eduardo Ortiz de Landázuri. Nació en 1910 y en 1985 murió en 1985 víctima de un cáncer. Médico de profesión, ejerció en la Clínica Universitaria de Navarra de la que fue Vicerrector. Miembro del Opus Dei, y profundo creyente.
Esta carta la recíbió poco antes de morir. Se la escribió otro enfermo de cáncer, paciente suyo.


Amigo Eduardo Ortiz:

Le llamo amigo aunque no nos conocemos. No soy del Opus, ni sé lo que es. No tengo fe, aunque dice el cura que tengo la esperanza de tenerla. No tengo caridad, y me gustaría haberla tenido.

Le escribí diciendo que no nos conocemos porque sólo nos hemos visto una vez, hace casi 20 años: soy uno de los 500.000 enfermos que usted dice que ha visitado.

Me llamo Antonio Fernández. Era funcionario de una ciudad pequeña. Ahora no soy nada, un jubilado por el cáncer que, como usted, espera la muerte: en mi caso con miedo.

Entre los dos hay grandes diferencias: usted es 'religioso y apolítico', yo 'político y arreligioso'; usted habla de la muerte sin tristeza, yo, con miedo; usted dice que ha intentado pasar por la vida haciendo el bien que ha podido, yo he intentado pasar la vida olvidando que se puede hacer el bien; usted cree en el cielo, a mí, ahora, me gustaría creer. Antes consideré que no era cuestión mía.

¿Por qué le escribí esta carta? Una hermana mía, monja, que vive en Pamplona, me mandó el «Diario» y pude leer su `mensaje a los que se mueren'. Después de leerlo, pensando en su cáncer y en el mío (en esto nos parecemos) me entró un deseo grande de ir también al cielo, en el que no creo.

Me he confesado. Hacía unos 20 años que no lo hacía. La última vez, después de la visita al Doctor Eduardo Ortiz. Entre las medicinas que me recetó estaba el que me confesara. Como enfermo y miedoso lo hice; pero me puse bueno y me olvidé de todo.

Hace una semana, después de darle la vuelta a su mensaje, llamé al cura. Me ha dicho que estoy perdonado. Yo le he dicho que me arrepiento para siempre (posiblemente porque no volveré a estar bueno). ¿Qué me pasa que ya no puedo escribir a mano y muy mal a máquina? También le he dicho que no tengo fe, ni creo en el cielo. Y el cura me dice que tenga paciencia y que rece a un sacerdote que está en el cielo y que fue muy amigo del doctor Eduardo Ortiz.

Usted tiene 73 años, yo 37. La edad no importa: a los dos nos queda poco para ir al otro mundo: a usted se lo han dicho `con claridad y caridad', y a mí de `modo confuso y sin caridad'.

Le escribo esta carta porque me parece que con ella hago el 'primer bien de mi vida a un amigo'. Si yo recibiese de un enfermo esta carta me alegraría al saber que realmente a alguien 'he hecho bien'..., seguramente porque yo no soy como usted; soy vanidoso.

Doctor, si el cielo existe y usted va al cielo no deje que yo no vaya aunque, aún entonces, no crea.

Gracias, doctor, por su mensaje

viernes, 13 de febrero de 2009

DIA DE SAN VALENTIN

Todos habréis escuchado en un montón de bodas la lectura de La Carta de S.Pablo a los Corintios. Ese precioso canto al amor.
Leerla despacio. Aunque penséis que la conocéis, merece la pena dedicarle unos minutos.
"Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.

Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada.

Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.

El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad.

El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá;porque nuestra ciencia es imperfecta y nuestras profecías, limitadas. Cuando llegue lo que es perfecto, cesará lo que es imperfecto.

Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño, pero cuando me hice hombre, dejé a un lado las cosas de niño.

Ahora vemos como en un espejo, confusamente; después veremos cara a cara.

Ahora conozco todo imperfectamente; después conoceré como Dios me conoce a mí.

En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande de todas es el amor."
El amor no es cosa de un día del mes de febrero. Es algo mucho más importante. Es algo, como muy bien dice S.Pablo (que era superlisto), que sustituye a cualquier cosa.
Se puede vivir prescindiendo de muchas de las cosas materiales tenemos. Pero no conozco a nadie que pueda ser feliz sin querer de verdad y sin que le quieran de verdad.
El amor es algo diferente. Es algo que se escapa del raciocinio humano. No sabemos por qué queremos a alguien, pero necesitamos querer, y necesitamos sentirnos queridos. Llega a ser tan grande esta necesidad, que muchas de las personas que terminan en el mundo de la droga e incluso en el suicidio, lo hacen porque no se sienten queridas por nadie.
Cuando pensamos en el amor, por supuesto a la cabeza está el amor a nuestra pareja. Pero no hay que olvidar el amor entre padres e hijos, entre hermanos, entre amigos.... Son diferentes de tipos de amor, pero todos igual de fuertes, de necesarios y de complementarios.
El amor traspasa el tiempo. No dejas de querer a nadie porque ya no esté presente. El trozo de corazón que ha ocupado seguirá lleno aunque esa persona no esté. El amor puede con todo. Le gana la batalla incluso a la muerte.
Este es mi pequeño regalo para todos los que quiero en el día de S.Valentín.

miércoles, 11 de febrero de 2009

LAS GUERRAS DE SEXOS

Los que me conocéis, sabéis perfectamente que no soy nada feminista. Cuando se creó el Ministerio de la Igualdad dije que esa ministra tenía mucho trabajo que hacer en mi casa. Mi casa es empedernidamente patriarcal (mi marido dirá que es mentira, pero sabe que lo tiene que decir con la boca pequeña).


Pero eso no es incompatible con que piense que las mujeres somos maravillosas. Si recordáis ya puse una entrada que se llamaba VIVAN LAS MUJERES, donde Miguel Bosé lo explicaba perfectamente. ( os podéis volver a recreear pinchando aquí http://rosapulidorios.blogspot.com/2008/10/vivan-las-mujeres.html).


Y somos maravillosas en muchos aspectos, no solo en el físico, que también, aunque yo esté acostumbrada a que haya por ahí alguien que con cariño me llama "boterita" (por esas estatuas de gordas que hay por Madrid de Botero).


No voy a entrar en la guerra de sexos. Me parece absurdo. Cada uno tiene una función, unas habilidades especiales innatas, un rol dentro de la familia y la sociedad.


A mi me sigue gustando que me dejen pasar delante, que me regalen flores, que me cedan el asiento, que me digan que bonito es el vestido que llevo, que me pidan perdón en una reunión de trabajo cuando alguien dice una palabra malsonante.....en fin! esos pequeños privilegios que tenemos las mujeres y a los que no renunciaría por nada del mundo. Incluido el privilegio del embarazo y el parto (bueno, si es con epidural mucho mejor).


Por contra, no me apetece en absoluto ponerme a descargar un camión para demostrar que tengo la misma fuerza física que un hombre.....y la verdad ahora que me pongo a escribir no se me ocurre nada más que le sea otorgado al hombre casi porque si,....bueno seguro que habrá más cosas.


Mujeres, somos estupendas, y aquí os dejo lo que nos dice la simpática Mafalda, por si alguna de vosotras ha perdido su autoestima. Pero bueno, los hombres a pesar de todo también son maravillosos.


martes, 10 de febrero de 2009

LOURDES

Como os decía en mi entrada de ayer, mañana se celebra la Jornada Mundial del Enfermo, pero también el 150 aniversario de las apariciones de Lourdes.

Muchos de los que estéis leyendo esto seguro que habéis estado en Lourdes y no os voy a descubrir nada diciendo que es un lugar especial, que merece la pena la peregrinación a ese Santuario.

Algún día, tengo que volver. No hay en el mundo un Rosario como el de Lourdes. Creo que ese es el mejor recuerdo que me traje.

Se reza en una explanada inmensa que está llena de gente. Gente de todos los lugares del mundo que hablan idiomas diferentes. Pero empieza el Rosario, y todos comienzan a rezar la misma oración. Cada uno en su lengua, pero todos rezando lo mismo.

Mientras andábamos por la explanada, miraba a mi alrededor y me impresionaba ver como no hay nada en el mundo, ni la política, ni la economía, ni mucho menos el futbol que una a las personas como la oración. Diferentes razas, diferentes costumbres, diferentes idiomas, pero todos una misma oración , mirando el mismo cielo y dirigiéndolo al mismo Dios y a la misma Virgen.

Os dejo un video de la Salve que se reza al final del Rosario, para que los que no lo conozcáis todavía, os animéis a ir allí a rezarlo.




POR LOS ENFERMOS

El próximo miércoles 11 de febrero se celebra la Jornada Mundial del Enfermo.


Este año además coincide la fecha con el 150 aniversario de las apariciones de la Inmaculada en Lourdes.


El Papa ha escrito un mensaje con motivo de esta jornada. Merece la pena leerlo. Lo podéis encontrar en:






Nadie que visite Lourdes, puede negar que es un lugar verdadero paraiso para los enfermos. Cientos de camillas, de sillas de ruedas, de todo tipo de enfermos en pidiéndole a la Virgen. Seguro que en algunos casos piden la curación, pero como dice el Papa, todos pedirán para que los ayude a sostener la cruz de su enfermedad y de su dolor.


Por todos los enfermos debemos rezar ese día. Para que aunque la enfermedad le gane la partida al cuerpo, no se la pueda ganar al alma.


Os dejo una oración preciosa para que la rezéis ese día. Está en primera persona, pero podéis cambiarla, y rezarla por todos los enfermos, especialmente por aquellos que no serían capaces de rezarla, o por aquellos que culpan a Dios de su sufrimiento.




" A Tí, Señor que pasaste por este mundo "sanando toda dolencia y toda enfermedad",
levanto mis gritos y mis gemidos, yo, pobre árbol azotado por el dolor; Hijo de David, ten compasión de mí.


Mi salud se deshace como una estatua de arena. Estoy encerrado en un circulo fatal: el hospital, la cama, los análisis, los diagnósticos, el alcohol, el algodón, el médico, la enfermera....no salgo de ese círculo.


Una fiera llevo clavada en lo más recóndito de esta parte del cuerpo. Ten piedad de mi, Señor.


Dios mio, cada mañana me levanto agotado , cansado, mis ojos enrojecen de tanto insomnio. Con frecuencia me siento tan cansado, tan pesado como un saco de arena.


Mis huesos están carcomidos y los clavos y hierros que lo sostienen están oxidados, mis entrañas desechas, y como un perro rabioso me muerde el dolor.


Y sobre todo, el miedo, Señor. Tengo mucho miedo.


El miedo, como un vestido mojado, que se pega al alma. ¿Qué será de mí?¿Amanecerá para mi la aurora de la salud ? ¿Podré cantar algún dia el aleluya de los que sanan?


Necesito paz, Señor, esa paz que sólo Tú puedes dar. Dame esa paz hecha consolación, esa paz que es fruto de un abandono en Tí confiado.


Dejo mi salud en manos de la medicina, y haré por mi parte todo lo posible para recuperar la salud. Lo restante lo dejo en tus manos.


A partir de este momento suelto los remos, y dejo mi barca a la deriva de las corrientes divinas.


Llévame a donde quieras, Señor.


Dame salud y vida larga, pero no se haga lo que yo quiero sino lo que quieras Tú.


Puesto en tus manos, esta noche dormiré tranquilo porque en tus manos estoy. Lléname de tu serenidad y dormiré feliz en tus brazos amorosos.


Que así sea"


(devociones.org)

domingo, 8 de febrero de 2009

¿SE NOS OLVIDA QUE EXISTE HAMBRE EN EL MUNDO?

Este fin de semana, la recaudación de todas las iglesias va destinada a la campaña de Manos Unidas, contra el hambre en el mundo.
Esta campaña comenzó en 1955. En España 50 mujeres, bajo el lema "Declaramos la guerra al hambre", hicieron un llamamiento para combatir tres tipos de hambre: de pan, de cultura y de Dios.
Mujeres valientes, sin ninguna duda. Hicieron un gran trabajo. De ese grupo de mujeres ha nacido toda una organización, capaz de recaudar y de canalizar las ayudas que reciben. Unas mujeres que hicieron un trabajo valiosísimo y que sin embargo no han pasado a la historia.
Primero he pensado que mucho mejor que lo yo pudiera decir en esta entrada, sería poner un video sobre el hambre en el mundo. En este caso el hambre de pan. Sería mucho más gráfico. He estado mirando en youtube. He encontrado muchos videos donde se pueden ver fotografías que muestran el horror del hambre, especialmente en los niños. Pero precisamente por respeto a ellos, he decidido que no voy a poner ninguno de estos videos.
El hambre en el mundo es una realidad. Una realidad espantosa. Una realidad que todos conocemos, que sabemos que existe pero que olvidamos rápidamente.
Todos conoceréis la espantosa fotografía del niño que se está muriendo y el cuervo esperando para comerse su cuerpo. Cuando vemos esa foto, nos horrorizamos. Pero luego, lo olvidamos.
Si en cada iglesia mañana colgaran esa foto en el altar, estoy segura que la recaudación se multiplicaría por cuatro o por cinco. Pero no. Esa foto no estará colgada. Y racanearemos a la hora de sacar el monedero. Y pensaremos que es que a ver si no les llega, si se queda por el camino, que vete tu a saber qué hacen con el dinero.....que total con los pocos euros que yo pueda dar no se soluciona el problema.
Pensemos de vez en cuando en ellos. No solo cuando vemos las fotos de los niños con el cuenco en una cola, o los que buscan en las basuras, o el que bebe el pis de un animal porque no puede más con la sed.
Nuestra aportación puede ser insignificante. Pero muchos granos de arena hacen una montaña. A nosotros afortunadamente nos sobra casi de todo, lo mismo que les falta a ellos. Seamos generosos.
Termino con un poema que copio del blog de mi amigo sacerdote Alejandro Barrajón (no pone el autor)


Puedo acunar mi dolor, si tú lo quieres
y ahogar mis penas al fragor del viento.
Puedo aceptar tu espina, cuando hieres,
y llenar de esperanza mi lamento.


Puedo entender que eres como eres
y pintar de color mi sufrimiento.
Puedo cubrir mi temor de amaneceres
y festejar la muerte que presiento.


Pero nunca me pidas, te lo pido,
que yo comprenda, porque no comprendo,
que encierre el corazón en el olvido
y deje de sentir, si estoy sintiendo,
bocanadas de horror y sinsentido
ante un niño que de hambre está muriendo.

jueves, 5 de febrero de 2009

UNA PENA EN OBSERVACION

Precioso fragmento del libro que me estoy leyendo ahora. Una pena en observación de C.S.Lewis


"No somos propiamente capaces de ver nada cuando tenemos los ojos enturbiados pr las lágrimas. No podemos, en la mayoría de los casos, alcanzar lo que deseamos si lo deseamos de una forma demasiado compulsiva, o por lo menos no seremos capaces de sacar de ello lo mejor que tiene.....¿no podría esto compararse esto a la cruda intensidad de la añoranza que descorre el telón de acero, que nos hace sentir que estamos mirando al vacío cuando pensamos en nuestra propia muerte?. Ellos, los que piden (o en todo caso, los que piden de una forma demasiado importuna) no recibirán. Tal vez no puedan.


Y quién sabe si con Dios no pasará lo mismo. Poco a poco he llegado a sentir que la puerta no está ya cerrada ni tiene echados los cerrojos. ¿no sería mi propia necesidad frenética la que me la cerraba en las narices? Los momentos en que el alma no encierra más que un puro grito de auxilio deben ser aquellos en que Dios no la pueda socorrer. Igual que un hombre a punto de ahogarse al que nadie puede socorrer porque se aferra a quien lo intenta y le aprieta sin dejarle respiro. Es muy posible que nuestros propios gritos reiterados ensordezcan la voz que esperábamos oir.


Porque por mucho que nos digan "Llama y se te abrirá", llamar no significa aporrear y martillear la puerta como un poseso. Se nos dice también "A los que tienen sed se les dará". Pero, a fin de cuentas, hay que tener capacidad de recibir, si no, ni la omnipotencia sería capaz de dar. Seguramente es la propia pasión lo que destruye temporalmente esa capacidad."

miércoles, 4 de febrero de 2009

PROBABILIDADES

Cuando jugamos a la lotería, a la primitiva...... somos conscientes de lo difícil que es que nos toque. Compramos con esperanza, pero con el casi convencimiento que es imposible.
No conozco a nadie que le haya tocado el famoso "gordo". No ya el de navidad, tampoco de los sorteos semanales, pero no me parece extraño.
En la primitiva, la probabilidad de que un boleto con seis números tenga premio, es la siguiente:

De 6: una entre 13.983.816
De 5 y el complementario: una entre 2.330.636
De 5: una entre 54.201
De 4: una entre 1.032
De 3: una entre 57
Reintegro: una entre 10

En la lotería de navidad, la probabilidad que te toque el gordo es de 1 entre 85.000 porque esos son los números que hay.
¿Y qué me decís del euromillón?
5+2) 1 entre 76.275.360
(5+1) 1 entre 5.448.240
(5+0) 1 entre 3.632.160
(4+2) 1 entre 339.002
(4+1) 1 entre 24.214
(4+0) 1 entre 16.143
(3+2) 1 entre 7.705
(3+1) 1 entre 550
(2+2) 1 entre 538
(3+0) 1 entre 367
(1+2) 1 entre 102
(2+1) 1 entre 38
Acertar el “Cuponazo” significa una probabilidad de 1 entre 15 millones (150 series x 100.000 números)
Parece imposible ¿verdad?, con razón le toca a tan poca gente !!!!!
Nosotros ya tuvimos el placer que nos tocase. Nos dijeron que existía una probabilidad de 0,0000(muchoscerosmás)1%, y nos tocó el cuponazo, el gordo y el euromillón juntos.
Ya no quiero jugar más a nada. No quiero que también nos toque "el niño".

EL TREN DE NUESTRA VIDA

Un sacerdote amigo dice que la soledad no es buena ni mala, solo es soledad.

El ser humano no está hecho para vivir en soledad. Será buena, solo si podemos elegir el tiempo que dura. Será mala si tenemos que convivir con ella contra nuestra voluntad voluntad.

El ser humano no nace en soledad, y no le gusta morir solo.

Son muchas las personas que se cruzan en nuestro camino a lo largo de la vida. Unas son elegidas, otras no. A unas las llegamos a querer más que a otras. Unas se marchan pronto de nuestra vida, otras permanencen hasta el final. Algunas se hacen imprescindibles para nuestra existencia, de otras no recordaremos ni el nombre.

Unos y otros pasan por nuestra vida por alguna razón. De todos aprendemos algo y todos nos dan algo.

La providencia actúa así. La providencia es la máquina del tren de nuestra vida.






lunes, 2 de febrero de 2009

HISTORIAS CON SENTIDO

Esta noche, en el coche veníamos escuchando Radio María. Un programa que se llama, creo, "Historias con sentido". Os voy a contar dos, que creo que merecen la pena:
La primera hablaba del número de abortos en Vietnam. Parece que son muchísimos. Han dicho que hace unos años estaba prohibido por ley tener más de tres hijos (no sé si esa ley sigue vigente). En algunas ciudades parece que se han construido cementerios para enterrar a los niños víctimas de los abortos. Algunos de estos cementerios son enormes, y hasta dónde alcanza la vista están llenos de lápidas pequeñas de menos de medio metro. Algunas veces se ven entre las lápidas mujeres llorando o metiendo papeles por las grietas pidiendo perdón a sus hijos. En las ciudades donde no han dejando hacer estos cementerios, los católicos incineran a los niños y hacen ladrillos con las cenizas. Si no me equivoco, un ladrillo por cada cien incineraciones, y llevan ya 4.000 ladrillos. Impresionante número si hacemos la multiplicación. Con estos ladrillos pretenden hacer una Iglesia en honor de la vida. ¡ ojalá tarden mucho en reunir los ladrillos suficientes!
La segunda historia, hablaba de como podemos estar enfrentados los seres humanos por temas terrenales, pero unidos por una misma fe. Es un hecho real, ocurrido en un campo de batalla en 1915, pero no me he enterado de dónde. Parece que después de una horrible batalla un soldado medio moribundo miraba a su alrededor con horror la barbarie que allí se había producido. Un montón de cadáveres y de soldados gravísimos. De repente vio como un soldado francés se abría como podía la camisa y sacaba un crucifijo de plata. Dijo "Ave María gracia plena" (no se debe escribir así porque es latín, y yo no tengo ni idea). A su lado había un soldado alemán que al escucharlo volvió la cabeza y mirándolo continuó la misma oración. El soldado francés, olvidando que era su enemigo, le acercó el crucifijo que el alemán logró tocar. En ese momento murieron los dos.

This Day in History