domingo, 29 de agosto de 2010

VIAJAR AHORA

A mis seguidores del blog les voy a dar unos días de vacaciones. No porque yo las vaya a disfrutar. Este año he decidido que casi se está mejor trabajando que teniendo muchas horas libres para pensar. Menuda pereza pensar en la tumbona en la playa y dale que te pego a las comeduras de coco. Se está más entretenido pensando que hay que cuadrar un balance, o que hay que buscar proveedores baratitos por ahí para que los gastos entren en presupuesto.
No es que me haya dado por ir contracorriente y cuando la gente ha empezado su viaje de vuelta a mi me dé por irme. Es que ha coincidido así. Pero pensándolo no está del todo mal. Porque desde luego, los españoles lo hacemos todo al revés. Llega agosto y todo el mundo sale de estampida. Yo este año que he estado en la oficina, he llegado a la conclusión que es el mejor mes para trabajar. En realidad agosto son como unas "casivacaciones" pagadas. Los teléfonos no suenan. Los emails recibidos se reducen al diez por ciento de los habituales. En fín, que puedes poner en orden la montaña de papeles que no tocas durante el año, hacer los cuadros esos que tienes pendientes que no son necesarios pero sí convenientes. Además, jornada continua, nada de tráfico....una maravilla. Mientras recorres Madrid de punta a punta en poco más de veinte minutos, aparcas a la primera y encima sin pagar, te acuerdas de todos los que están pegándose por un trocito de arena, y piensas que ojalá se quedaran allí otro mes más.
El caso es que me voy de viaje pero de trabajo, y no voy a tener demasiado tiempo para internet, blog etc etc....voy a tener tiempo porque son muchas horas de avión, pero bueno, como parece que las tarifas planas no han llegado a traspasar las nubes, pues no se puede "navegar" en el avión. Así que nada, con un buen libro, unos cascos para ver la tele y si acaso, entre peli y peli trabajar algo pero desde el disco duro del ordenador.
Voy lejitos, allí donde cantan los mariachis y donde el tequila parece que es la bebida preferida.
A mi vuelta, os espero por estas páginas virtuales. Ya os contaré qué tal.

sábado, 28 de agosto de 2010

UN VIDEO PRECIOSO

Vaya video bonito que me ha llegado hoy por email.

Estos días que tanto he estado hablando de la amistad, de la gente que te quiere....pues justo me llega esto !!!!!, si es que la providencia es así. Nada dulzón, pero muy edificador.

Cuando alguien te salva de los ataques de los tiburones lo guardas para siempre en tu corazón. Su lejanía te causa melancolía, y estás dispuestos a recorrer kilómetros para ir a su encuentro y demostrarle tu agradecimiento.

Un poco largo, eso sí, tenéis que tener un ratito para verlo, pero de verdad que merece la pena que lo busquéis.






jueves, 26 de agosto de 2010

TE QUIERO

El otro día, una buena amiga, me ponía en un email, que su madre descubrió en un momento amargo de su vida que hay tres tipos de personas:
  • los que te dicen que te quieren, pero te escuchan solo una vez
  • los que te quieren para contarte que ellos lo pasan o lo han pasado peor que tú
  • los que te no te dicen que quieren, pero que están incondicionalmente contigo
Coincido totalmente con esta clasificación. De los dos primeros grupos me voy a olvidar. Creo que en alguna ocasión he hablado de ellos, y bueno, ahí está "mi ángel de la guarda" para decirme que "vaya, vaya con ese tono de reproche, que no puede ser"......Como lo leerás, para que veas que te hago caso, y que aunque no siempre lo consiga, al menos hago propósito de enmienda jejejejeje
Pasamos pues directamente al tercero. El que forman los que nunca o muy pocas veces me han dicho que me quieren, pero que no hace falta que me lo digan, porque de sobra lo demuestran con hechos, con gestos, con palabras......esta es la gente que verdaderamente merece la pena. Día a día sus llamadas en el móvil, los mensajes en el facebook y en el outlook, sin muchos adornos especiales, sin mucha palabrería, a veces un simple "¿cómo estás?"
Diréis que soy muy repetitiva, y que cuando no sé de qué escribir, me dedico a ensalzar a la gente a la que tanto quiero. Pues no, estáis muy equivocados. Lo que ocurre es que a esta gente la tengo muy presente en mi pensamiento, aunque a veces ni les conteste al teléfono. Y debe ser que de tanto acordarme de ellos, y de tanto quererlos, pues me sale escribir sobre esto.
Tampoco yo soy de muchos "aspamientos emocionales". Seguro que si cada uno de ellos hace memoria, quizá a algunos alguna vez les haya dicho que los quiero mucho, y a otros ninguna. Pero tampoco hace falta.
Carlos, que fue un gran amigo del Dr.Jiménez del Oso, cuando hablaba de él, siempre contaba lo mismo. Decía, hay días que me deja una nota encima de mi mesa dicendo que cuando llegue lo llame. Entraba a su despacho, y le decía "no pasa nada, era solo que quería decirte que te quiero mucho".
Qué bonito ¿verdad?. Al principio puede chocar, a mí misma me pasó. Parece como que no pega mucho, sobre todo viniendo de un hombre y diciéndoselo a otro hombre. Pero, menuda tontería !!!! Nos extraña porque no es lo normal, pero que no sea normal no quiere decir que no esté bien, ni que no debiera de ser así.
Parece que esa expresión está reservada a los novios, que no está bien vista en otro contexto. Pero menuda alegría, si cuando nos levantáramos, no digo todos los días, pero bueno, al menos una vez a la semana, entre los miembros de la familia, nos dijéramos esa frase tan bonita "te quiero".
Nos excusamos diciendo que ya lo sabe, que no hace falta que se lo diga......Pues no, estamos pero que muy equivocados !!!. Lo bonito de los sentimientos es poder expresarlos, poder decírselos a la persona que te lo inspira.
Cachissssssss, parece que estoy dando yo aquí una clase magistral de algo que yo hago todos los días, pero no, soy la primera que tengo que aprender, que tengo que eliminar tantos y tantos prejuicios tontos que evitan que los sentimientos afloren (ojo, me refiero a los buenos, los malos casi dejarlos cuanto más escondidos, mejor)
Intentemos practicarlo, seguro que funcionará.

miércoles, 25 de agosto de 2010

2+2 = 5, 6 ó 7

Excelente artículo de Pául Herrera sobre el trabajo en equipo. Esto que tan de moda está ahora, y que tan cierto es.

No eres nada tú solo, ni en tu vida privada, ni en tu trabajo.

Quien no quiera verlo, peor para él.


“Si quieres hacer algo bien, hazlo tú mismo” ¡Qué frase tan contundente, tan directa, tan sencilla y tan... errónea!

Hay una mejor: si quieres hacer algo grande, maravilloso y duradero, busca un buen equipo. Jim Collins juntó un grupo de expertos para analizar la trayectoria de las mayores empresas estadounidenses. Quería saber de qué manera se las habían arreglado para triunfar. Se preguntaba con qué embrujo o hechizo vudú habían podido llegar tan alto en el mundo empresarial. El resultado lo publicó en un libro que llegó a ser un bestseller rápidamente. Se trata de “Good to Great: why some companies make the leap... and others don´t” (Collins Business, 2001).

Uno de los principios que él descubrió en casi la totalidad de estas megacompañías multimillonarias fue: antes de saber a dónde quieres ir, rodéate primero de un buen equipo de personas que te acompañen. Es lo mismo que dijo John D. Rockefeller, el hombre más rico del mundo en su momento, con otras palabras: “Me pueden quitar todas mis empresas y todo mi dinero. Déjenme mis hombres y volveré a remontar hasta donde he llegado”.

Todo esto no se trata sólo de dinero. Es mucho más. Desde que nacemos dependemos de otras personas. Nuestra mamá nos alimenta y cuida. Entre nuestros familiares aprendemos costumbres, una lengua, una cultura. En la escuela, la maestra nos enseña matemáticas, y los amigos nos enseñan cómo ponerle los nervios de punta a la maestra. Vamos haciendo parte de muchos “equipos”. El equipo de nuestra familia, el equipo de nuestros amigos, el equipo deportivo de la escuela.

Pero llega el momento en que todos nos sentimos independientes, intocables e imbatibles. Los años pasan y queremos la autonomía total. Caemos en la trampa de formular ese letal dogma interno: “Si quieres hacer algo bien, hazlo tú mismo.”

Así como las grandes empresas que Collins analizó, las grandes vidas son las que se unen a buenos equipos. Son las que llegan a deducir e sta extrañísima ecuación matemática: que 2 + 2 es igual a 5, 6, 7 e incluso más mientras mejor se vive la magia del “espíritu de equipo”. Un equipo unido es algo muy especial, porque no es simplemente la suma de cada uno de sus miembros. Es, más bien, la multiplicación de los esfuerzos de manera tal que se es mucho más eficaz de cuanto se pudiera ser si cada uno obrara en manera individual.

¿Han visto alguna vez un juego de fútbol donde no parece que son 11 jugadores contra otros 11, sino que son unos 15 contra 11? Pareciera que por cada jugador de un equipo hay dos del contrario, que brotaran defensas y atacantes hasta de la tierra. Pero al contarlos bien, resulta que todo está como la FIFA manda. ¿Qué pasa entonces? Esos “jugadores extras” son la capacidad de compaginarse de los atletas, son la eficacia de un buen espíritu de equipo puesto en práctica.

Si Napoleón Bonaparte, en vez de haber sido uno de los mayores líderes individualistas de todos los tiempos, hubiera jugado en equipo, tal vez su imperio no se hubiera deshecho tan rápidamente.




lunes, 23 de agosto de 2010

SANTA ROSA DE LIMA

Pues sí hoy es Santa Rosa de Lima, para todos aquellos que hayáis tenido mala memoria.....no importa, prometo no guardar rencor jejejejeje
De pequeña me contaron la historia de la Santa por la que llevo el nombre:
Parece que Rosa (que no se llamaba así) era muy piadosa, y además muy caritativa. Pertenecía una familia adinerada. Siendo niña se dedicaba a ir por las calles y en su delantal llevaba pan que repartía a los pobres. A su papá parece que no le gustaba que su hijita hiciera esto, así que Rosa se escondía de él.
Un día cuando estaba saliendo, su papá la pilló y le dijo "A ver, enséñame que llevas en el delantal". Ella muy asustada porque sabía que le esperaba una bronca, se abrió el delantal, y ¿qué había? pues un montón de rosas. Así que su papá desde ese día no la volvió a molestar y ella pudo seguir haciendo las obras de caridad que tanto le gustaban.
¿A que es bonita la historia? lo malo es que creo que no es verdad....., que es una leyenda de esas que van de boca en boca. Lo digo porque hace un año me picó el gusanillo de conocer a la Santa por la que llevo el nombre, y esta historia no aparecía en ningún sitio.
Da igual que sea verdad o mentira, nunca lo sabré, pero mola. A mí me la contaron y yo se la he contado a mi hija.

domingo, 22 de agosto de 2010

PUÑALADAS


Hoy me he tropezado en internet con esta fotografía. En principio me ha hecho mucha gracias, pero después de un par de segundos he pensado que en realidad no tiene ninguna.


Para los que vivimos el mundo de la empresa, esta foto es muy significativa.


Llevo más de veinte años en el mundo de la empresa privada. En su día opté por esta línea de trabajo, y puedo decir que no me he arrepentido.


Hubo compañeros míos que decidieron apostar por la seguridad que ofrece la empresa pública. Otros decidieron dedicarse a la docencia.....como en otras muchas cosas, no hay opciones mejores ni peores, cada uno tiene la suya y lo que hay que hacer es pensarlo tranquilamente para que no te arrepientas nunca. En realidad, siempre he pensado que Dios es muy sabio, y hay muchas decisiones que tienes que tomar cuando todavía eres demasiado joven, sin experiencia de ningún tipo. Y digo esto, porque a medida que vas cumpliendo años, te haces mucho más conservador, piensas más los pros y los contras. Si con cuarenta años tuviéramos que decidir cual es nuestro futuro, pasarían otros cuarenta antes que tuvieramos claro lo que queremos.


Pero esto no era el objeto de la entrada, que como siempre desvarío.


Como decía, lo único que conozco es la empresa privada. Quizá corra el peligro de generalizar. Seguro que hay quien no se ha tropezado nunca con un caso de este tipo en toda su vida laboral. A estos, lo único que me queda es darles la enhorabuena.


Porque es bastante habitual que la imagen que representa esta foto se repita una y otra vez. Sonreímos al compañero, lo felicitamos en su cumpleaños. En Navidad damos un besito a todos deseando "felices fiestas". Solemos ser bastante educados y amables con nuestros colegas. Casi más que con nuestra familia. Y muchos de vosotros pensaréis que nadie va con un cuchillo ni con un hacha por las mañanas y lo guarda en el cajón para sacárselo al primero que se pase un pelo.


Lo que ocurre es que ese cuchillo no hace falta que tenga mango de madera y hoja afilada. Ese cuchillo son las palabras que se dicen por los pasillos, para que radio macuto funcione. Ese cuchillo son las veces que ante un error, todos miramos a nuestro alrededor buscando a quién se le puede echar la culpa. Esa hoja afilada son las palabras mordaces y llenas de ironía que se escuchan en algunas reuniones, son los déspotas que se creen superiores porque en su tarjeta de visita pone no sé qué cargo. Las veces que se pisotea al compañero porque en la escalada hacia la cumbre de la pirámide no hay piedad, hay pocos sillones allí arriba y hay que alcanzarlos a costa de lo que sea.


El mango se maneja de muchas formas. Los hay expertos en que no se noten que han sido ellos los que lo empuñan. Los hay más descarados. Da igual, la recompensa merece la pena. Los hay que se lo ofrecen a otro con engaños, y lo peor es que hay quien se cree que clavar el cuchillo es lo mejor que les puede pasar.


Tengo que decir en honor a los compañeros y jefes que he tenido en estos años de mi vida laboral que no me he encontrado a muchos de este tipo. Y a los que he tenido que "sufrir" no tuvieron demasiado buen final y afortunadamente pasaron al olvido.


El respeto en las empresas, igual que en otras muchas cosas en la vida, no se gana a base de puñaladas. El respeto se gana con el conocimiento, con el buen hacer de cada uno, con la educación en el trato. El respeto se gana teniendo muy claro que el corazón del que está arriba de la pirámide duele lo mismo que el del que está abajo del todo. Que todos, ocupemos el puesto que ocupemos, somos trabajadores porque tenemos que comer todos los días, pero que sobre todo somos personas.


sábado, 21 de agosto de 2010

CUERPO Y ALMA

"¿para qué te vas a quedar toda la noche aquí? aquí ya solo hay un cuerpo. Vete a casa y descansa"
La noche que el cuerpo de Carlos estaba en el tanatorio escuché mucho esta frase. Como suelo ser bastante respetuosa con lo que cada uno piense, no suelo entrar mucho al trapo, pues me callaba y ya está. Pero en mi interior pensaba, que de acuerdo, que ahí solamente estaba un cuerpo, pero ese cuerpo era el de mi marido. Y yo a él lo había querido con su cuerpo y con su alma.
Cuando se lo comenté a un amigo sacerdote que estaba allí, me dijo "tienes toda la razón, y de los Santos las reliquias que veneramos son de su cuerpo".
Somos lo que somos. Cuerpo y alma. Cada una de estas partes es importante, y a las dos hay que cuidarlas. Cuando morimos, el alma es lo primero que nos abandona. Se marcha. Pero el cuerpo se queda. La despedida la hacemos del cuerpo. En definitiva es lo que podemos mirar, tocar...... es el signo visible de la persona que fue.
En el fondo nos pasamos la vida dando culto al cuerpo. Desde que nacemos y nuestras madres nos ponen los primeros trajecitos y ya estamos allí para deleite de los que vengan a vernos, y orgullo de nuestros padres. Así ocurre hasta el final. Vestimos a nuestros difuntos con lo mejor que podemos, ahora incluso los maquillan. Es un cuerpo al que queremos tratar bien hasta el final. Es el cuerpo que tantas veces hemos abrazado.
Probablemente sea la ley la que dice las horas que tiene que estar ese cuerpo antes de ser enterrado. Pero el que hizo esa ley fue muy listo. Esas horas sirven para que hagas tu particular despedida. Esas horas sirven para que mires y mires a la persona y te convenzas con su quietud que su vida ha terminado para siempre.
Esa despedida termina con el entierro. Es como el acto que pone el punto y aparte. Es como si se pasara página, y vuelve otra vez la vida a su rutina. Una rutina diferente a la de los días previos.
Por lo que este acto significa siempre me ha asustado, y ahora he necesitado evitarlo.
Particularmente no me gustan las cremaciones. Empieza por no gustarme la expresión de "lo van a quemar"....me recuerda a los campos de exterminio. No me gusta el humo que sale de esa chimenea, ni la cortina que se corre, ni recoger la vasija con tu ser querido. Menos aún me gusta lo de esparcir las cenizas. Pobre abuela tirada por el campo, o por la playa !!!!. Quizá sea más moderno, menos tétrico...., no lo sé. Es cuestión de cultura, de gustos, de costumbres. Respeto a los que lo escojen. Somos polvo, y la madre naturaleza hará su trabajo, ¿para qué anticiparlo?
Nunca me han gustado los cementerios, diré mejor que me han espantado los cementerios.
Hoy he saldado una deuda que tenía conmigo misma. Hoy el silencio del cementerio no me ha parecido tan ensordecedor.
No ha sido fácil, pero me ha hecho sentirme bien.

viernes, 20 de agosto de 2010

UNA VIDA QUE SE VA

Alguien que me quiere mucho y a quien yo quiero mucho me ha pedido que la buscara. Que nos vendría bien escucharla. En realidad no sé si se refería a esta. Hay otra que he encontrado de esta escena, pero otro día la pondré. De momento es suficiente.




miércoles, 18 de agosto de 2010

TIPOS DE PERSONAS

Estos días he escuchado comentarios de todo tipo, algunos de ellos muy repetidos: "ya verás cuando llegue el invierno", "con lo largo que es el invierno"...., y dale que te pego con el invierno.
Igual tienen razón, y la pena y la tristeza es directamente proporcional a la bajada de las temperaturas y por alguna razón que yo no sé, está unida a las estaciones y a los meses del año. Pero por qué hay que vaticinar nada ???? Quizá hay a quién le gusta menos la luz del día porque parece que invita más a la diversión, a salir. No sé, estoy pensando en voz alta, no es que a mi me ocurra nada especial porque sea de día o de noche, haga frio o haga calor.
Bien, estamos a mitad de agosto. Parece que el sol se ha ido también de vacaciones. Andalucía con lluvias torrenciales. Las terrazas de los bares desoladas...., puede ser digamos un anticipo del famoso invierno ese que dice la gente que tiene que llegar. De momento en lo único que me afecta es que pienso que si nos tenemos que quitar ya la ropa de verano, menudo rollo. Ya no se vuelven a ver colorines por la calle hasta el mes de mayo. Por lo demás, pues anda que no tiene ventajas el invierno. Entre otras y muy importante para mí, la organización de vida de todos y cada uno de los miembros de la familia. Creo que ya he hablado de esto en otra ocasión, así que no lo repetiré.
Estaciones del año, solamente hay cuatro, pero tipos de gente hay muchos, y en función de por qué los cataloguemos, podemos hacer unos grupos u otros.
Hoy me voy a centrar en ese grupo que si a ti te pasa algo, a ellos les ha pasado algo mucho peor. Bueno, no tiene nada que ver, ya les hubiera gustado a ellos estar en tus circunstancias. Nada, nada. Pero además es que tienen un don especial para en cinco minutos contarte todo lo horrible que les ha pasado en la vida, lo mal que lo han llevado, y por supuesto, terminan diciéndote que te vayas preparando por si no te habías dado cuenta, porque eso mismo te va a pasar a tí. Y si hasta ahora no estás a punto de tirarte por la ventana, pues vete comprando el paracaidas porque en cualquier momento te pasará. Y si no te pasa, pues oye, alomejor es que tienes un punto de extraterrestre que te permite seguir para adelante cuando todas las fuerzas del universo, del infinito y más allá empujan en tu contra.
Además es el tipo de personas que no sé por qué no han escrito una biografía, porque oye, les pasa de todo, y multiplicado por tres o cuatro. Es que de verdad, hay gente por ahí que son unas heroínas.....
Este primer grupo, es fácilmente catalogable, y lo mejor que puedes hacer si te los cruzas por el pasillo del supermercado es coger el móvil y mantener una conversación ficticia, que por lo menos no te dejará el ánimo por el suelo.
El segundo grupo, lo forman personas que da igual lo que a ellas les haya pasado o les pase. En el momento que se encuentran contigo, pasas a ser el centro de su universo. Es como si todo alrededor se parase y todo su tiempo lo tienes a tu disposición. Solo esperan que les hables, solo esperan escuchar. Solo sonríen, te abrazan, y no te dicen nada. Estas personas, sí que son unas verdaderas heroínas.
Son las que no te dicen que te prepares para el duro invierno, ellas solamente esperarán a que esos días tristes y sombríos lleguen, y ahí estarán a tu disposición. De ellas nunca intentaré escaparme.

lunes, 16 de agosto de 2010

LA ULTIMA CIMA

Hacía tanto que no iba. ¿Dónde? ¿a una sala de fiestas? ¿a una disco de metálika o como porras se escriba la palabrita? ¿al bingo? frio, frio,.....a algo tan común como es el cine. Y es que,bueno, creo que sin temor a equivocarme la última película que ví en el cine fue Titanic. Ayer mi hermana y mi cuñado se reían, pero es cierto. Y es que el matrimonio es así, pequeñas renuncias. Y en el mío, pues estaba renunciar al cine por mi parte, cosa que nunca me importó. No porque Carlos fuera así de inculto, ni mucho menos, es que tenía un pequeño "defecto" y era que se pusiera a la hora que se pusiera delante de la televisión o de la pantalla del cine, se dormía. Y eso no era lo malo, porque hay mucha gente que se duerme en el cine, el problema era que roncaba, y no bajito precisamente. Así que en nuestra época de noviazgo fuimos un par de veces al cine, y en la segunda de ese par, cuando todos los que estaban alrededor le habían mandado callar varias veces, a la salida le dije "se acabó, no vengo más contigo al cine". Y creo que para él fue una liberación.
Bueno, después cometí el error de ir al teatro y encima ponernos en primera fila, pero esa anécdota la contaré otro día. Porque hoy no era de renuncias de lo que pretendía hablar, ni tampoco de ronquidos, ni de lo obsoleta que puedo estar en salas de cines. Es de la película que
No es nada comercial. De hecho, en toda la provincia de Madrid creo que la ponen en una sola sala. De todas formas ha tenido más éxito del esperado, porque ni su mismo director se lo debe de creer.
El título "La última cima". Elargumento: la historia de un buen cura, de nuestro tiempo, de nuestra ciudad. Murió en 2009 con tan solo 42 años. Un cura, que a pesar de ir vestido de cura es capaz de reir, y de contagiar esa risa, de explicar la palabra de Dios, y lo que es más importante que como realmente se la cree, es convincente. Un cura de los niños, de los jóvenes, de los matrimonios, de los ancianos, de los ricos y de los pobres. Un cura para todo.
Una película que debió contar con escasos medios económicos. Nadie apostaría por ella. No estaría optando a los Premios Goya, ni mucho menos la conocerán los que hagan la preselección de los Oscar.
Pero igual que se hacen biografías de políticos, de inventores, de todo tipo de personajes de la historia, y se llenan las taquillas,me parece fantástica la idea de este buen hombre de querer contar a través de la figura de este sacerdote la vida de tantos tantos sacerdotes buenos que pasan desapercibidos. Nadie los conoce, nadie sabe su nombre, y sin embargo nos hacen un bien tremendo, un bien callado, ni siquiera en su humildad esperan el agradecimiento de sus obras.
Esta película cuenta la vida de, Pablo. Pero no es la vida de él solo, esta película podría servir para una gran mayoría de los sacerdotes. Las historias que cuentan, y a las que le ponen nombre: "Pablo y fulanito", "Pablo y menganita" Esos nombres se pueden cambiar. Y ese Pablo se llamará de la forma que se llame, y ese fulanito y menganita serás tú, con tu propia experiencia personal.
Yo conozco bastantes curas del tipo de Pablo. Curas muy buenos. Unos más risueños que otros, unos más tranquilos que otros, pero todos, todos, personas entregadas a sus feligreses, a sus amigos. Su único deseo es transmitir a Dios las veinte y cuatro horas del día.
Y nunca les daremos las gracias, porque parece que es que tienen que ser así.....que no puede ser de otra manera. Ni siquiera sabremos cuándo es su cumpleaños, ni los felicitaremos en sus bodas de plata o de oro sacerdotales. Y ellos no nos lo tendrán en cuenta.
Ojalá los que leais esta entrada y todavía no habéis visto la película os animeis a verla. Merece la pena, de verdad.
Estando Carlos en las últimas semanas de su enfermedad, mi hijo con un grupo de gente fue a verla. Yo me quedé ese día con ganas. Ahora creo que una vez más la providencia hizo su trabajo y me vino fenomenal verla ahora.

sábado, 14 de agosto de 2010

FIESTAS DE PUEBLO

En estos días se celebran las fiestas de Pelayos. Hace unos días terminaron las de Villanueva.
Un pueblo en la provincia de Madrid, y otro en la de Córdoba.
No he ido a ninguna de ellas este año, el pasado tampoco. Pero sí he vivido otros años en unas o en otras o en las dos.
Siempre me ha llamado la atención las diferencias culturales de nuestra querida España. Cuando conoces a fondo culturas de dos regiones que apenas en coche están separadas por tres horas, te hace caer en la cuenta de lo diferente que se vive todo dentro un mismo país.
Todo es diferente, empezando por lo que no podemos controlar los humanos: el clima, el paisaje, la vegetación. Y alrededor de eso, se forjan otras cosas: la comida, la bebida, los horarios, la forma de vestir, y por supuesto la forma de divertirse.
También los caracteres de las personas, por supuesto. Quizá pensemos que muchas cosas son estereotipos, pues puede ser, pero algo de razón tienen.
Cuando hablan que los andaluces tenemos fama de vagos, de lentos, siempre cuento la misma anécdota. Tuve un jefe alemán hace muchos años. Muy buen jefe y buna persona, dicho sea de paso. Pero como buen alemán pensaba que qué era eso de la jornada continua en verano. Que menuda pérdida de tiempo. Que no, que no, que eso no podía ser y que a partir de ese año en mi empresa se terminaría ese lujo. El caso es que como muchas cosas en la vida, hay que olvidarse de ellas, se dejan estar, y se resuelven por si solas. Así que no dije nada a nadie y esperé a que pasara el tiempo. Y llegó abril, y llegó mayo, y las temperaturas iban subiendo. Hasta que un buen día, me llama al despacho, y me pregunta que "cuándo empezaba la jornada continua, que era imposible trabajar con este calor". Yo solo me permití sonreir, aunque me dieron ganas de decir esa frase que tanto me gusta "no me gusta decir te lo dije, pero te lo dije".
Y esto venía a explicar con un ejemplo que los estereotipos se basan en algo.
Como paso de un tema a otro sin ningún escrúpulo, creo que todo esto lo estaba contando porque quería hablar de las "fiestas locales", pues prosigo a lo que iba.
El objetivo de todos es el mismo. En el caso de las fiestas, pues pasarlo bien, un bailecito, una copita, charlita con los amigos, un paseito en las atracciones para los más pequeños..... Pero la forma de vivirlo es tan diferente.
En Andalucia, el rebujito, las sevillanas, las casetas, los trajes de faralaes, los caballos engalanados. En Madrid, el desfile de las peñas, la limonada, bailes en la plaza del pueblo, la pólvora.
Ni mejor ni peor. Ni uno bueno ni el otro malo. Solamente diferentes.

viernes, 13 de agosto de 2010

MITAD TU, MITAD YO


No sé desde cuando la conocía Carlos. La llevaba en su teléfono. Me la puso no hace mucho tiempo. Se la sabía de memoria, con lo cual debía escucharla con cierta frecuencia.
Hoy la he buscado para compartirla con todos vosotros



jueves, 12 de agosto de 2010

EL TIEMPO

¿Dónde está escrito la medida del tiempo?
En miles de libros, y todos los hemos estudiado. Nos han enseñado lo que es un segundo, un minuto, una hora, un día,..... Son datos empíricos, cuantificables. En algún momento, alguien se lo inventó. Inventó una medida que íba ligada al día y a la noche, al movimiento de rotación de la Tierra, y quedó institucionalizado por los siglos de los siglos.
Un mes es un mes. No hay lugar a dudas. Debería de ser lo mismo para todos, en todas partes del mundo, todos los meses deberían de parecernos iguales, porque el tiempo es tiempo y ya está.
A pesar de lo que diga el reloj, y el calendario, no todos los días transcurren con la misma rapidez.
Hoy tengo la sensación que el último mes ha durado mucho mucho tiempo. No me siento capaz de cuantificarlo. Pero estoy segura que no han sido 31 días de 24 horas.
Y es que las ausencias hacen que los minutos transcurran a paso muy lento. Que en una hora dé tiempo a extrañar mucho a quien siempre has tenido a tu lado. Que en un día surgen cantidad de cosas que piensas que vas a esperar porque lo quieres comentar. Y te das cuenta que en ese momento no está a tu lado para poder contárselo. Y dices, bueno, voy a esperar a que venga. Pero no viene. Y las esperas se hacen largas, muy largas.
Sobre todo cuando no sabes que es lo que esperas.

martes, 10 de agosto de 2010

VUELTA A LA TELE

No sé si tengo mala suerte, o es que no hay nada de ese aparato que logre engancharme. Antes me gustaba ese de "madrileños por el mundo", pero es que ya hemos estado en los mismos sitios tres o cuatro veces, así que ya empieza también a cansarme.
Pero no es de este programa del que quiero hablar. Es de otro que hoy de casualidad he visto mientras comía.
Antes las horas de la siesta las amenizaban las típicas películas chorra que no requerían tu atención. Dabas una cabezada, pero daba igual, porque no había pasado nada en ese rato. Antes también los concursos tenían un mínimo de gracia. Estaba el 1,2,3 con Dª Ruperta. Te entretenías con las preguntas y respuestas. Bueno, vale, eso es de la prehistoria....., pero remontándonos menos años atrás, pues estaban "cifras y letras", ...., en fín, que al tiempo que pasabas la hora tonta de la siesta pues hasta aprendías alguna cosita.
Ahora parece que las películas han debido dejar de ser económicamente rentables, y que la cultura no la quiere nadie ni en la tele. Así que en no se qué cadena, ponen NEXT.
Y de lo que se trata, es que una chica, por cierto muy mona, con mucha educación y muy estilosa, quiere encontrar novio. En una furgoneta hay seis chicos, y van saliendo de uno en uno. Hablan un ratito con la chica, y esta les dice si se queda con alguno o pasa al "next".
Los seis aspirantes de hoy, porque es el único día que he visto el programa, y espero no volver a topármelo, son unos maquis de mucho cuidado. El que no tiene un pircing, tiene el pelo hasta la cintura, el otro una cresta, otro no mide más de metro y medio (y perdón a los bajitos), otro un tatuaje....... El caso es que a nuestra chica, que parece de lo más normal, no le encaja ninguno, porque no sé si es que se le olvidó decírselo al director de tan maravilloso que quería un chico normal, más alto que ella, que no tuviera adornos......o quizá se lo dijo, pero no se presentó ninguno de estos. Y es que quizá los normales anden un poquillo escasos porque no me explico por qué esta chica tiene que ir a la tele a buscarse un novio.
El caso es que los chicos cuando reciben la calabaza, vuelven a la furgoneta, y a lo que se dedican es a poner verde a la chica. Anda !!!!, y qué esperaban ???? si ya saben que son seis y que en el mejor de los casos la chica solamente iba a quedarse con uno, que en ningún momento ha dicho que esté de acuerdo con la poligamia.
Total, que el cuento de hadas termina con la chica quedándose sola, y los seis chicos más amigos que si se hubieran conocido del colegio, y es que el hecho de que te dé calabazas la misma chica, debe unir mucho.
Porfa, que vuelva el 1,2,3 !!!!!!

lunes, 9 de agosto de 2010

REALIZADOS

Hay cosas que solamente se aprenden con los años. Te lo pueden haber explicado, dicho, pero no te lo crees. Tienes que vivirlo para saber que es verdad.
Cuando eres joven tienes muchas inquietudes. No disfrutas de la época de estudiante. Estás deseando terminar. Hay una lista interminable de cosas que quieres comprar cuando empieces a ganar dinero. Una lista de cosas que te parecen vitales para tu existencia.
La lista suele empezar por un equipo de música, un ordenador más potente, un coche, un piso, pagarte las vacaciones que quieres......, todo eso que bueno, crees que necesitas para ser feliz.
Esto implica que tienes que trabajar mucho. Y además mucho mejor que los que tienes a tu alrededor. Y pasar muchas horas en el trabajo, y competir. Todo para ir subiendo puestos en el escalafón.
Y todo por dos razones, porque nos dicen que tenemos que "realizarnos", y ese realizarnos se refiere a realizarnos profesionalmente. Y además porque cada vez que subes un puesto en la pirámide del poder, tu nómina aumenta, lo que te permite irte comprando cada vez más y más cosas.
Pero nadie te dice que ese "realizarte" es mentira. Que después de unos años, lo único que consigues es rodearte de objetos inútiles a los que terminas odiando porque lo único que hacen es acumular polvo en las estanterías.
Y la verdadera realización, de la que nadie te conciencia es la de la familia. Esa parece que se supone, que se cuida sola y que no hay que prestarle mucha atención.
Cuando desapareces, habrá muchos como tú, incluso con mejor curriculum que te sustituirán en tu mesa de despacho. Muchos que en unas semanas se habrán puesto al día de los proyectos pendientes que dejaste, y los continuarán. Y firmarán donde tú debías de haber firmado.
Pero en tu familia, nadie te podrá sustituir. Nadie terminará lo que has dejado sin hacer. Nadie te sustituirá. Nadie ocupará tu lugar.
Es fácil que tu nombre se borre en una página de internet, en una tarjeta de visita, en un organigrama....basta con pulsar la tecla "del". En tu familia, no existe esa tecla maravillosa, porque además aunque la hubiera nadie está dispuesto a querer olvidar, a no querer recordar.

domingo, 8 de agosto de 2010

LA BARCA

Los acontecimientos tristes y dolorosos de la vida, por contarlo a modo de metáfora, son como una barca en la que de repente todos se montan contigo. Hay tanta gente, que a veces te da miedo porque parece que se va a hundir. Pero empiezas a ir mar adentro, y vienen las olas fuertes, y los vientos. La barca deja de ser cómoda. Unas veces es peligrosa. Otras es aburrida. Y la gente empieza a cansarse, y se van bajando. No mucha gente, pero algunos sí. En el fondo da igual. Es la selección natural. Van quedando los que verdaderamente merecen la pena. Los que son fuertes para agarrarte en los temporales y que no caigas al agua, y los que tienen la suficiente sensibilidad para tumbarse a tu lado callados cuando puedes escuchar el trinar de los pájaros porque el mar está tranquilo.
La barca llega al puerto. Algunos de los que se habían bajado se acercan a saludarte. De alguna forma quieren estar presentes en tu llegar a la meta. Pero solo "de alguna manera". Ya no los vuelves a ver más.
Solamente aquellos que han hecho contigo toda la travesía, que han pasado miedo y que han sentido el sosiego contigo estarán a tu lado. Solamente estos, son los que una vez finalizado el viaje estarán dispuestos a acompañarte en la espera hasta el siguiente, e incluso a montarse de nuevo en la barca contigo.

sábado, 7 de agosto de 2010

SOLEDAD

Creo que ya había hablado de esto en este blog, pero como no tengo intención de buscarlo, y supongo que hará ya mucho tiempo, volveré sobre el tema, aún a riesgo de ser repetitiva.
Y es que quiero hablar de la soledad. La soledad no es ni buena ni mala, simplemente es soledad.
No es mala porque en muchas ocasiones la quieres, la deseas, la buscas. No es buena, porque otras veces te viene impuesta y te gustaría que desapareciera.
La soledad no es estar solo físicamente. Puedes estar rodedado de una multitud, y sin embargo te sientes solo. Porque no te encuentras entre esa multitud, porque no compartes nada con los que te rodean, porque no tienes nada que decirles, porque tus inquietudes y las suyas son diferentes.
Y sin embargo puedes estar solo físicamente y no sentir esa soledad. Porque te sientes acompañado, aunque sea de otra manera. Porque sabes que en algún lugar, alguien o muchos "alguien" te están haciendo compañía. Porque estar solo no es sinónimo de estar aburrido, ni de estar amargado.
La soledad duele cuando no es elegida. Y aún siéndolo, puede también fastidiarte en algunos momentos.
La soledad permite hacer cosas que no podrías hacer si no existiera. Pensar, mirar y advertir detalles en los que no habías reparado, recordar, leer, rezar.........La puedes llenar con algo que te reporte algún beneficio de algún tipo, pero corres el riesgo de llenarla con algo perjudicial.
La soledad no está bien vista. Tendemos a compadecernos de aquellas personas que consideramos que la sufren.
A veces es mejor varias horas de soledad, que un minuto con una compañía que no nos beneficia para nuestro enriquecimiento como personas. Hay que apostar fuerte para declinar este tipo de compañías a cambio del silencio.
La soledad ha existido siempre, y existirá. Forma parte de nuestra vida y de nuestra existencia.
No es ni buena ni mala, solo es soledad.

miércoles, 4 de agosto de 2010

REVISTA ROZASCS NÚMERO 2

Bueno, con un poco de retraso, casi dos meses os dejo el link de la revista número dos del Colegio Seminario.
No pongáis muchas pegas que la hemos hecho entre unos cuantos aficcionados, eso sí, asesorados por mi marido que nos decía lo que no le gustaba, eligió el papel, etc.
Cuando hacía algo que no le gustaba, y yo le pedía que me dijera qué cambiaba, siempre me contestaba lo mismo: "pues no lo sé, no me gusta, pero no sé qué hay que cambiar", y es que siempre fue "jefe" jejejejeje.También tengo que decir que el resultado le gustó.
Espero que me ayudéis a divulgarla. El dinero de los patrocinadores y voluntarios dió para lo que dió. Todavía nos quedan algunos ejemplares en papel. Si alguien quiere verla en directo, enviarme vuestra dirección y os la hago llegar.
Desde este link la podéis ver. Espero que os guste, y serán bienvenidas todas las críticas. Las tendremos en cuenta para los números siguientes.

SISTEMAS DE COMPRAS

Me dicen que últimamente mi blog es muy triste, que hace llorar a la gente. Bueno, debe ser el reflejo de mi corazón. No me gustaría que nadie se sienta mal cuando lo lea, pero es que ahora no se me ocurren cosas que puedan ser un mínimo de divertidas.
Por cambiar de tema, os contaré algo diferente, aunque a mí no me hizo ni pizca de gracia.
Hay por ahí una tienda a la que hay gente que está "enganchada". A mi me ocurre lo contrario. Reconozco que ya es una manía mía y que simplemente con pensar que tengo que ir, me pongo de bastante mal humor.
La tienda en cuestión es Ikea. Que por qué no me gusta????, pues os lo contaré
  • Porque aunque vayas a comprar una silla, tienes que pasearte antes por las cocinas, dormitorios, muebles de salón, etc etc etc.....
  • Porque puede que tengas la buena suerte, de que el artículo que quieres no tenga las coordenadas apropiadas de búsqueda, y te ponga un "póngase en contacto con el personal de la tienda". Esto significa que tienes que buscar un punto de atención al cliente y hacer una cola de diez o doce personas.
  • Porque cuando te ha tocado el turno en el mostrador, resulta que el artículo que has elegido está descatalogado. Te dicen que lo que puedes hacer es volver a la exposición, buscar alguien que te atienda, y preguntar si te puedes llevar el de la exposición que es el único que queda. La pereza que te da pensar en volver hacia atrás es tremenda, así que le dices que te enseñe cualquier otra cosa para cambiarla por el artículo que has elegido.
  • Te puede pasar otra cosa, y es que hay artículos que no están en los pasillos. Tienes que ir al punto de recogida de mercancía. Así que no te haces idea de como es el bulto de lo que has comprado, y puedes encontrarte con que hayas comprado algo que sale de tu coche un metro por el maletero y no te lo puedas llevar. Afortunadamente esto último a mí no me ha pasado, pero sí que me quedé con las ganas de ver como una pareja terminaba de meter unos bultos en su coche, si lograban hacerlo, o si a causa de los nervios que tenían terminarían por divorciarse y ya no necesitaban lo que habían comprado.
  • Tienes que llevar las gafas puestas, porque puede que hayas elegido algo en color negro, pero en la estantería está en blanco, con lo cual termina la habitación pareciendo un arco iris.
  • Cuando llegas a las cajas, hay un maravilloso olor a perritos calientes, y las glándulas salivares empiezan a trabajar. Por los altavoces anuncian que el precio del perrito es de un euro. Así que piensas que cuando termines te pasarás por allí a comerte uno. Pero llegas, y resulta que hay una cola de treinta personas. Después de llevar dos horas buscando muebles y cajas, lo que menos te apetece es volver a hacer una cola, por un perrito caliente. Así que con el estómago pidiéndote algo de comida porque ya te habías hecho a la idea, te vas pensando que cuando llegues a casa, comerás algo.
  • ¿y que me decís del atasco para salir de la tienda? quien en agosto no se ha ido de vacaciones, se ha ido a comprar a Ikea !!!!!! media hora más.

Todo esto sin tener en cuanta, el esfuerzo y sudor de desmontar medio coche para que puedan entrar las cajas, de descargar cuando llegas a casa, y de conseguir montar el sudoku que son las instrucciones de montaje. Y esto no lo cuento, porque gracias a mi hijo, yo no tengo que hacerlo.

Qué queréis que os diga, que no me gusta. Que mola mucho más comprar al estilo antiguo. Llegar a una tienda, sentarte en una silla, coger el catálogo, decidir, y que luego te lo lleven a casa y te lo dejen montado. Y no será por cuestión de precio porque no todas las tiendas de muebles son de precios altos. Hay por ahí tiendas en los kilómetros nosecuantos de varias carreteras que están muy bien.

Si es que esto de las modernidades no está hecho para mí !!!!

lunes, 2 de agosto de 2010

JUNTOS

Hoy recordaba que dos días seguidos vi amanecer desde el jardín de casa.
Recordaba también que el primero de ellos, la madrugada del sábado 10 al domingo 11, encendí el ordenador y escribir algo en este blog. No recordaba muy bien qué. Aunque no acostumbro a leer lo que escribo, en esta ocasión sí lo he hecho . La entrada se llamaba MINUTO A MINUTO. Eran las cinco de la mañana. Escribía a horas un tanto raras. Había que hacer algo para no quedarse dormido.
Cuando escribí esta entrada no podía imaginarme que veinticuatro horas más tarde, estaría de nuevo sentada prácticamente en el mismo sitio, viendo otro amanecer, pero ya era todo tan diferente......Carlos ya nos había dejado.
España ganó el Mundial de Fútbol, como vaticinó el pulpo. En mi casa estábamos diez o doce personas a los que nos daba igual qué pasara en el resto del mundo. No teníamos ganas de celebrar goles, no teníamos ganas de petardos ni de fuegos artificiales. Los gritos de euforia y celebración que escuchábamos, nos sobraban.
En esta casa había tristeza. A nosotros se nos estaba yendo alguien muy importante en nuestras vidas. Sabíamos que era la última noche que pasaríamos junto a Carlos, y eso no era motivo de ninguna celebración.
Durante gran parte del domingo, ya no nos pudo hablar. Pero los médicos dicen que lo último que pierde un enfermo es el oído y el tacto. Ahí estábamos todos, acariciándole y hablándole bajito para no molestarle. Cada uno sabrá qué le dijo en esos momentos que tuvo a solas con él. Hubo tiempo para todos. Siempre con las manos cogidas por alguno de nosotros, para que sintiera que no estaba solo, que ahí estábamos los que él quería que le rodearan en el momento de su muerte.
Lo diré y lo repetiré hasta la saciedad. Entre todos los que tanto le quisimos, y a los que tanto nos quiso él, conseguimos que muriera de la manera que él había pedido. En casa, rodeado de los suyos, con las manos cogidas, cosa que él no pudo hacer con su padre porque le separaba el cristal de una UVI, y que tanto dolor le produjo.
El esfuerzo que esto supuso no fue inconveniente para ninguno. Sabíamos que después nos sobraría tiempo para el descanso. Cada uno dió lo mejor de sí mismo y se esforzó en aquello que mejor se le daba. No hubo disputas por ver quién hacía qué, o quién se quedaba esa noche sin dormir. Todos estábamos deseando poder aportar algo.
Dió mucho amor y lo recibió de la misma manera. Ha dejado un lujo de familia y amigos, que procuraremos cumplir con su última voluntad, haremos nuestra la última palabra que dijo antes de perder la consciencia: JUNTOS

domingo, 1 de agosto de 2010

MI BLOG

Mi querido sobrino Sergio me ha dicho que a ver si ahora en verano, que tengo un poco más de tiempo me pongo y cambio la imagen del blog. Que está cansado de ver el arco iris, que los colores del blog están un poco anticuados.
Y es que parece mentira, pero hace ya casi dos años que empecé esta andadura. No pensaba yo que íba a durar tanto. Pensé que me cansaría, que me aburriría, que se me acabarían las cosas que contar, que nadie me iba a visitar.....
Igual es una opinión generalizada. Pero ya le he dicho, que en primer lugar no quiero tocar la apariciencia del blog. No porque me parezca lo más maravilloso. Seguro que ya hay cosas mucho más modernas. Lo que me da es miedo a no saber hacerlo y que se pierda todo lo que he estado escribiendo en estos dos años. No es que me merezca un Nóbel, pero es lo que yo he escrito, y no me molaría nada que desapareciera en cinco minutos.
Tampoco quiero quitar la foto. Es mi pueblo. Una maravillosa vista de un maravilloso pueblo de Andalucía. Donde yo nací, así que esas son mis raices. Cada día cuando abro el blog, pues lo veo, y me gusta.
Dice también que quite algo del Seminario que parece una tele tienda. Pues tampoco. En todo lo que pongo van horas de trabajo mío. Trabajo en el que he puesto mucha ilusión, y que quiero compartir con vosotros.
Por cierto, que me falta que poneros la revista número dos. Esa sí que ha quedado chula. Me encantaría tener ejemplares suficientes para poderla enviar a todos.
Así que mis queridos lectores, de momento el blog seguirá teniendo esta apariencia.
Lo siento Sergio, pero tomaré tu crítica como constructiva.

This Day in History