viernes, 31 de octubre de 2008

CARA Y CRUZ DEL CINE

Hay dos películas de las que quiero haceros comentarios.
La primera se llama "Camino". Ya habréis visto los carteles anunciando su estreno hace pocos días. Desde aquí, quiero sumarme a la cantidad de denuncias que hay contra esta película.
Leí el libro de la vida de Alexia hace ya casi dos años. Es una historia de fortaleza impresionante, de la niña y de sus padres. Por eso ahora, me niego a ver esta película. Os invito a que naveguéis por la página web oficial de Alexia, para que podáis tener una versión real de lo que fue la vida de esta niña y, de su familia. http://www.alexiagb.org/. Aquí podréis leer las cartas que han escrito sus hermanos y sus profesoras sobre el film. Me uno al boicot a la película. El director, Javier Fesser, se ha pasado siete pueblos. Incluso en el diseño del cartel. ¿Como puede poner esta frase?: "¿quieres que rece por ti para que tu también te mueras?".

La segunda película de la que quiero hablaros, se estrena el día 7 de noviembre. Se titula "Bella". Ha tardado en llegar a España casi un año (por qué será). Por lo que he podido leer, es un auténtico canto a la vida, a la amistad, y nadie que la ha visto ha salido indiferente de la sala del cine. Os dejo también un enlace a la página web del actor de la película,y un video con el trailer,y así ojalá se os despierte el interés por verla. Yo estoy deseando que la estrenen.

http://www.eduardoverastegui.com.ar/espanol/Bella/_bella_espanol.htm

jueves, 30 de octubre de 2008

NO A HALLOWEEN


Desde hace unos días, es imposible no darnos por enterados que llega Halloween.
No me gusta nada esta fiesta. No es que crea lo que se cuenta por ahí que es la noche por excelencia de los fiestas satánicas. Ni tampoco me creo lo que dicen que significan algunos signos de esa fiesta, como por ejemplo:


PEDIR GOLOSINAS: Significa pedir la protección a los espíritus malignos.

CALABAZAS DECORADAS: Significa ser adoradores de los demonios y, por tanto, recibir recompensas de los espíritus. Además, simboliza un alma triste.

GATOS NEGROS : Representan a espíritus de personas malvadas fallecidas, quienes tenían poderes sobrenaturales.

ESCOBAS Y SOMBREROS DE BRUJOS: Son usados en ceremonias de brujería para liberar energía sexual.

LAS FOGATAS: Se relacionan con el sacrificio de seres humanos.

LAS MÁSCARAS Y DISFRACES: Se usaban para ahuyentar los espíritus. El que usaba el disfraz podía absorber el poder del animal, representado por la máscara y el disfraz.


Supongo que en sus inicios, nada más y nada menos que el siglo V AC en Irlanda, si tendrían este significado. Pero ahora no. Cuando la noche del 31, los niños llamen al timbre pidiendo caramelos, lo único que quieren es pasar un rato agradable y llenar una bolsa de chuches. No están pensando en ningún espíritu maligno. Ni todos los que ese día se van a disfrazar de dráculas quieren convertirse en ese personaje. ¡ menudo miedo tanto drácula suelto por el mundo al día siguiente!

A mi no me gusta, en primer lugar porque creo que es una fiesta que hemos importado de otros paises, y que no tiene nada que ver con nuestra cultura. En España siempre se ha celebrado la Fiesta de Todos los Santos y la de los difuntos. Pero era una fiesta religiosa, donde rendíamos homenaje a tantos santos anónimos, y a nuestros difuntos. Lo celebrábamos yendo a Misa y a visitarlos a los cementerios. Celebrarlo de otra forma que no sea esta, me parece una falta de respeto a su memoria.

En segundo lugar, porque es una señal más de la sociedad consumista en que vivimos. De repente, las tiendas empezaron a vender los disfraces y las calabazas, y había que comprarlos. Daba igual si sabíamos qué se celebraba. Y lo que es peor, desde las mismas guarderías comienzan a inculcarle a los niños que hay que disfrazarse de bruja o fantasma.

En tercer lugar, y no por eso menos importante para mi, porque creo que es de muy mal gusto, celebrar una fiesta tan macabra, basada en el miedo. No le veo la diversión a ir vestido de fantasma, de drácula con sangre por la cara, o de la bruja más fea de todos los cuentos.
Por último, tener en cuenta que ni el nombre, tiene nada que ver con lo que se asocia. Halloween viene de la frase inglesa "All Hallows Eve" que significa el Día de Todos los Santos.

Y después de contaros todo esto, os confesaré que igual que otros años, ayudaré a mi hijo a preparar su disfraz para su fiesta, y es que ¡¡lo que no se haga por un hijo!!. A lo que me niego es a adornar mi casa de calabazas que me miren de mala manera como riéndose de mi.

miércoles, 29 de octubre de 2008

MIRAR LA FOTO


Dice la pregunta a pie de foto (no he podido quitar el texto): ¿puedes encontrar el rostro de Jesús en esta foto?.

Es cierto, está un poco escondido, como difuminado. Pero está. Y está mirando fijamente, cuidando lo que mira. Con una mirada cariñosa.

Así es Jesús. Hay muchas veces que se esconde, que nos cuesta encontrarlo. Que miramos a nuestro alrededor y le decimos ¿por qué no estás conmigo ahora que me haces tanta falta? ¿por qué noto tu ausencia? ¿acaso te has olvidado de mi?.

No podemos esperar grandes apariciones de Jesús. No tendremos la suerte de Santa Faustina, a la que se le reveló el Cristo de la Misericordia en Polonia allá por los años treinta. Justo antes de comenzar la segunda guerra mundial. Tenemos que verlo en cada pequeño detalle. Si no nos da lo que le pedimos, nos dará otras cosas. Lo único que tenemos que tener son los ojos bien abiertos para poder ver eso otro. Si os paráis a pensarlo un poco, cada momento triste de vuestra vida, cada piedra en el camino, ha tenido también su parte buena. Quizá gracias a esa desgracia hayáis conocido a alguien maravilloso, o se haya producido en vosotros mismos un cambio que ha sido beneficioso, o hayáis descubierto unos valores en la gente que os rodea desconocidos hasta entonces....... Siempre, siempre, hay alguna razón que al final nos dice que efectivamente Jesús en ese momento también estaba con nosotros.

En una homilía escuché una vez, que la oración no solo tiene que ser petición (que es muy humano), sino que ante todo tiene que ser confianza. Es difícil ¿eh?. Lo sé por experiencia propia. No nos podemos quedar solamente en lo que nosotros queremos. Los designios de Dios pueden ser otros. Solo hace falta, que creamos en ellos.

Mantengamos nuestros cinco sentidos bien despiertos. En cada momento, Jesús está ahí. Lo malo es que no invertimos ni cinco segundos en intentar encontrarlo.





martes, 28 de octubre de 2008

LA CRISIS

Estamos saturados de la crisis económica mundial. En la televisión, en los periódicos, los taxistas, las sobremesas con los amigos.....Solo se habla de eso. Y es importante, por supuesto. El hecho que haya cantidad de familias españolas, cada vez más, que no pueden llegar a fin de mes, es preocupante.
Hace unos días, no sé deciros a quién, le he escuchado que esta crisis es una consecuencia de una crisis de valores. Yo no sé como se enlazan las dos crisis, pero lo que estoy segura es que desde hace tiempo, existe una crisis de valores, a la que nadie le ha dado importancia, y que es al menos tan importante como la económica.
Nuestra generación, y en ella enmarco a los que ahora tenemos entre 35 y 50 años, hemos hecho algo mal.
A nosotros nos educaron de otra forma. Había cosas que ni se cuestionaban, se hacían y ya está. Le cedíamos el asiento en el autobús a las embarazadas y a los ancianos. Se abrían las puertas a las mujeres para que pasaran primero. Respetábamos a los profesores, e incluso les teníamos que llamar de ud. Nos hacía ilusión nuestro cumpleaños porque siempre teníamos una lista inmensa de cosas que queríamos tener y que nuestros padres, en unos casos no nos podían comprar, y en otros no querían, por eso del no despilfarro. Cenábamos en casa, y luego salíamos, respetando por supuesto una hora prudente de llegada. Había que esperar a ocasiones como la Nochevieja para poder estar toda la noche fuera. Los domingos, la familia se vestía con lo mejor que tenía e íban a Misa juntos. Solo había un chico de la pandilla que era afortunado, y tenía tocadiscos. Y tantas, tantas cosas.......
Y sin embargo, esta misma generación en un momento dado, no sé cuando, dio un giro de 180 grados. De repente, todo lo que nuestros padres nos enseñaron, lo olvidamos. Esos valores dejaron de tener importancia. Y nos fijamos solo en lo material. Empezamos a luchar y a trabajar duro, por tener el mejor piso, el mejor coche, las mejores vacaciones, la ropa de marca, la mejor tele......Y lo que es más triste, a querer a los demás por lo que tienen y no por lo que son.
Cuando ahora se critica tan alegremente a los jóvenes, tenemos que pensar qué parte de culpa tenemos nosotros, los padres de esos jóvenes. Al fin y al cabo, son el resultado de la educación que les hemos dado. Somos nosotros, otra vez desde nuestro ejemplo los que tenemos que hacerles cambiar.
Mucho mejor que yo, lo expresa esta escritora. Una amiga me la envió, y me pareció que describe perfectamente lo que está pasando en nuestra sociedad. Efectivamente, si queremos que esta crisis de valores toque fondo, vamos a pensar en las personas como lo que son, no lo que tienen. Espero que os guste.



No me interesa lo que haces para ganarte la vida.
Quiero saber lo que ansías,
y si te atreves a soñar en satisfacer el deseo de tu corazón.
No me interesa tu edad.
Quiero saber si te arriesgarías a parecer como un tonto
por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.
No me interesa cuáles planetas están en armonía con tu luna.
Quiero saber si has tocado el centro de tu pesadumbre,
si las traiciones de la vida te han abierto,
o si te has marchitado y cerrado por el miedo al dolor futuro.
Quiero saber si puedes sentarte con el dolor, el mío o el tuyo,
sin intentar esconderlo, desvanecerlo o arreglarlo.
Quiero saber si puedes estar con la alegría, la mía o la tuya,
si puedes bailar con locura y permitir que el éxtasis te llene
hasta la punta de los dedos,sin advertirnos que seamos cuidadosos,
que seamos realistas, o que recordemos las limitaciones de los seres humanos.
No me interesa si la historia que me cuentas es verdadera.
Quiero saber si decepcionas a otros para serte fiel a ti mismo,
si puedes soportar la acusación sin traicionar a tu propia alma.
Quiero saber si puedes ser fiel, y por lo tanto ser confiable.
Quiero saber si puedes ver la belleza,
aún cuando no sea bella todos los días,
y si puedes originar tu vida desde su presencia.
Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, el tuyo o el mío,
y no obstante pararte a la orilla del lago y gritarle a la luna "¡Sí!"
No me interesa saber en dónde vives o cuánto dinero tienes.
Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de pesar y desesperación, cansado y golpeado hasta los huesos,
y hacer lo que se tiene que hacer por los niños.
No me interesa quién eres o cómo llegaste a estar aquí.
Quiero saber si te pararás en el centro del fuego conmigo sin rehuir.
No me interesa en dónde o qué o con quién has estudiado.
Quiero saber qué es lo que te sustenta desde adentro
cuando todo lo demás desaparece.
Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo,
y si verdaderamente te agrada la compañía que buscas en los momentos vacíos.

LA INVITACION
por Oriah Mountain Dreamer

lunes, 27 de octubre de 2008

CARTA A GASPAR LLAMAZARES


"Carta abierta que ha escrito Pedro Aliaga (religioso trinitario español que vive actualmente en Roma) a Gaspar Llamazares y ha enviado al diario ABC. No tiene desperdicio. Es buenísima...y muy ocurrente.


Sr. Llamazares: leo en la prensa que ha cursado solicitud formal para retirar la cruz y la Biblia de las juras de cargos públicos ante el Rey, y que está preocupado porque aún quedan cruces en los colegios y desfilan militares en las procesiones.
En Italia, donde vivo, esa cuestión quedó zanjada con la sentencia judicial favorable al mantenimiento de la cruz en los lugares públicos porque se trata de un símbolo referente para la cultura italiana. Sin embargo, para usted no es así, y cree que se trata de un atentado a la laicidad del Estado.
Le pregunto:



  • ¿va usted a pedir la retirada de nuestros museos, como ofensivos, de los Cristos de Velázquez o de las Vírgenes de Murillo?


  • ¿Usted se va a presentar a trabajar en el Congreso el día de Navidad, por la terrible injusticia que representa el descanso para todos los españoles del día del nacimiento de Cristo?


  • ¿Se va a aupar a la torre de la catedral de Toledo, para tapar sus cruces, que ofenden los aires de los millones de turistas que visitan la ciudad?


  • ¿Se va a emplear con los billetes de 20 euros por representar la ventana gótica de una catedral europea, intolerante muestra de agresión religiosa?


  • ¿Va a pedir prohibir la Semana Santa de Sevilla, la Romería del Rocío o de San Isidro, por su carga de ofensiva católica en las calles que a todos pertenecen?


  • ¿Pedirá la retirada de nuestras bibliotecas, estatales y que pertenecen a todos, de las obras de Gonzalo de Berceo, de Lope de Vega y de Galdós, por su propaganda clerical, impensable en un Estado laico?


  • ¿Borrará al Magistral de La Regenta?


  • ¿Pedirá que la Real Academia declare que las Glosas Silenses y Emilianenses ya no son los testimonios más antiguos del castellano?


  • ¿Borrará los apellidos de Navas de San Juan o de Villanueva del Arzobispo, o se empleará con los nombres de San Sebastián o de Sant Feliù de Llobregat por imponer a todos los ciudadanos un membrete con creencias religiosas adheridas?


  • ¿Raspará con su cincel las cruces de Calatrava o de Santiago de los escudos municipales?


  • ¿Liberará al cochino de San Antón de la oscurantista gorrinera católica, o pedirá usted que la pava de Cazalilla sea arrojada desde la Casa del Pueblo, en vez del campanario de la parroquia?


  • ¿Empezará una cruzada para que el 'Viva San Fermín' se transforme en un “Viva la serenidad laica de un Estado igualitario en sus manifestaciones lúdicas y/o festivas'?
    Señor Llamazares: le aconsejo que, antes de que su partido desaparezca definitivamente del Congreso, haga lo posible por cambiar su nombre en el registro civil, pues es indigno de un Estado como España que usted se llame Gaspar, como uno de los Reyes Magos, con evidentes reminiscencias católicas y monárquicas que pueden ofender al pueblo al que usted representa.

    Septiembre 2008
    ******************
    Con esto tenemos una clara muestra de hasta donde llega la incoherencia de estas personas sectarias y ofensivas con el cristianismo."

domingo, 26 de octubre de 2008

EL PERDON

Cuando leo, suelo escribir las frases que me gustan, las que me hacen pensar. Aquí os dejo algunas que tengo sobre el perdón (es una pena, en algunos casos, no tengo el autor). El perdón eso que tanto cuesta....., pero que es tan gratificante.


"La felicidad yace en la habilidad de perdonar el pasado
y disfrutar el presente.
Cuando la puerta de la felicidad se cierra,otra se abre...
pero a menudo
nosotros nos quedamos mirando
tanto tiempo la puerta cerrada
que no vemos la que ya se ha abierto para nosotros."

Helen Séller



El perdón es una expresión de amor
No significa que estés de acuerdo con lo que pasó, ni que lo apruebes, ni que lo
vas a olvidar. Perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió,
ni darle la razón a alguien que te lastimó. Simplemente significa dejar de lado
aquellos pensamientos negativos que aparecen acerca de alguien o algo que nos
causó dolor. Dejando las cosas como están y continuando tu vida"



"No es necesario que sepas cómo perdonar
Sólo alcanza con estar dispuesto a hacerlo
De todo lo demás se ocupara el Universo"

Louise L Haly



"El perdón se basa en la aceptación de lo que pasó.
La falta de perdón te ata a las personas desde la bronca.
Te tiene encadenado.
La falta de perdón es el veneno mas destructivo para el espíritu ya que
neutraliza los recursos emocionales que tienes"



"Perdonar es un proceso. Perdonamos poco a poco,
mientras seguimos adelante con nuestras vidas.
A cada paso que avanzamos en el camino del perdón,
nos sentimos mas libres".

Mary Mannin Morrissei



"El perdón es una declaración que puedes y debes renovar a diario.
Muchas veces la persona mas importante a la que tienes que perdonar es a ti mismo por todas las cosas que no fueron de la manera pensabas"

sábado, 25 de octubre de 2008

PADRENUESTRO AL REVES

Seguro que no recordáis desde cuándo os sabéis el Padrenuestro. Probablemente, os lo enseñaría vuestra madre cuando érais muy pequeños. Es algo que lleva implícito el oficio de madre. Enseñar las primeras oraciones. Nos acostábamos, nos arropaban, nos daban un beso, y rezábamos con ellas "Jesusito de mi vida", "las cuatro esquinitas" "Angel de mi guarda". Lo recordáis ¿verdad?. Algo más para agradecerle a nuestras madres. Es la mejor herencia que nos han podido dejar.
A medida que crecíamos, las oraciones íban siendo más largas. Y así llegamos a aprender el Padrenuestro, La Salve,....en fin! todas las que luego hemos rezado muchas veces a lo largo de nuestra vida.
Nosotras hemos hecho lo mismo con nuestros hijos. ¿a que si? Esperemos que este legado no termine aquí, que también nuestros hijos sigan transmitiendo esta costumbre tan bonita.
Hace ya tiempo, encontré en una lectura una oración diferente. El Padrenuestro al revés. No es un trabalenguas. Es el Padrenuestro recitado por Dios a los hombres. Sería así:

Hijo mío que estás en la tierra,
preocupado, solitario, desorientado.
Yo conozco perfectamente tu nombre,
y lo pronuncio santificándolo porque te amo.
No. No estás solo, sino habitado por mí
y juntos construiremos este Reino,
del que tu vas a ser heredero.
Me gusta que hagas mi voluntad,
porque mi voluntad es que tú seas feliz.
Cuenta siempre conmigo
y tendrás el pan para hoy.
No te preocupes.
Sólo te pido que sepas compartirlo con tus hermanos.
Sabes que te perdono todas tus ofensas,
antes incluso que las cometas,
porque te pido que hagas lo mismo
con los que a ti te ofenden.
Para que nunca caigas en la tentación,
tómate fuerte de mi mano
y yo te libraré del mal.
Te quiere desde siempre
Tu Padre

Después de leer esto ¿podemos negarnos a contestarle con el corazón con el Padrenuestro que El nos enseñó?

FLORES EN EL SUPERMERCADO

Hoy, cuando he ido a hacer la compra, me he encontrado al lado de la fruta un mostrador que llamaba mucho la atención. Eran centros de flores (horribles por cierto). Son las flores que en estas fechas empiezan a venderse por todos sitios. Son las flores para el día de los difuntos.
He de confesar que he estado muchos, muchos años sin pisar un cementerio. Mi padre murió cuando yo tenía once años. Fue una muerte inesperada y demasiado rápida. Algo que mi mente todavía poco madura no pudo encajar. Enfrentarme a la muerte de un ser tan querido para mi siendo tan pequeña, debió de marcarme, y , el cementerio se convirtió en un sitio tabú que no quería visitar. Y así he estado mucho tiempo. Era muy intransigente en este tema, e incluso no podía entender qué encontraba la gente que los visitaba.
Con el paso del tiempo, me esforcé por entender qué me hacía tener esa adversión a un lugar supuestamente inofensivo. No quería ser como la madre del soldado del chiste. Su hijo se equivoca en el desfile y ella decía "mira, todos van con el paso cambiado menos mi hijo". En un momento dado, pensé que la equivocada tenía que ser yo. Me interesé por el purgatorio, leí sobre el tema, y poco a poco he ido comprendiendo.
Me he dado cuenta que aunque allí ya no queda nada de lo que fueron nuestros seres queridos, nosotros, como humanos que somos, necesitamos un signo tangible. No es suficiente tener a los que ya no están en nuestra memoria. Queremos ver algo físico que nos recuerde a ellos, que nos haga estar unidos a ellos. Necesitamos estar delante de la lápida leyendo su nombre. Queremos creer que allí está todavía esa persona que tanto quisimos.
Aun así, a pesar de mis avances, tengo que confesar que no me gusta este día. No porque represente a la muerte. Ni mucho menos. No me gusta, porque me parece uno de tantos en los que nos dedicamos a hacer algo que hay que hacer, porque toca. ¿qué pensará la gente si ven las lápidas de nuestros seres queridos sin flores? ¿que los hemos olvidado?. Ese día, hay riadas de gente que entran y salen de los cementerios. Parece que hay una competición sobre qué lápida está más limpia o más adornada. Pero ¿qué pasa el resto del año? ¿qué hacemos por ellos los otros 364 días?.
Ahora que estoy más convencida que esas visitas pueden reportar algo de paz al que las hace, sigo encontrando que falta algo muy importante. Y es la oración por nuestros difuntos. Ir al cementerio nos sirve a nosotros, pero a ellos les sirven nuestras oraciones. Es lo único que ya les podemos ofrecer. Por eso, me molesta mucho, cuando los funerales se convierten en auténticos actos sociales, donde vas a ver a quien te encuentras. Donde lo importante, que debía ser, escuchar esa Misa con auténtica devoción y ofreciéndola por el difunto, pasa a un segundo plano. Lo principal es que la familia vea que hemos asistido. Estar atentos a ver quién está o quién ha faltado. Saludar a fulanito que hace siglos que no lo veo.
No puedo soportar las tertulias de los funerales. Al acabar la Misa, se comienzan a hacer corrillos que van subiendo y subiendo el tono de voz, hasta que la iglesia parece un mercado.
Os propongo algo diferente. Rezar una novena por ellos. Faltan exactamente nueve días para celebrar el día de los difuntos . ¿qué mejor que comenzarla hoy mismo? Todos tenemos alguien por quien rezarla. Por desgracia es una lista que va aumentando con el tiempo.
Por si os sirve, os dejo un enlace de la que voy a hacer yo.
A quien no le interese hacer la novena, que es comprensible, al menos que se acuerde de rezar un padrenuestro por el alma del difunto cuya tumba visite.

viernes, 24 de octubre de 2008

LA VIDA SIGUE IGUAL

"Unos que nace, otros morirán
unos que ríen, otros llorarán,
aguas sin cauce, ríos sin mar,
penas y glorias, guerras y paz
Al final, las obras quedan, las gentes se van
otros que vienen las continuarán......
Pocos amigos que son de verdad,
cuántos te halagan si triunfando estás,
y si fracasas, bien comprenderás,
los buenos quedan, los demás se van.
Siempre hay por qué sufrir
por qué luchar........"





La conocéis ¿verdad? La vida sigue igual de Julio Iglesias. Preciosa canción (la podéis escuchar en el apartado de "mis canciones favoritas"). La he escuchado cientos de veces, y cada vez que lo hago, no puedo dejar de pensar en todo lo que dice. Grandes verdades.

En la primera estrofa, habla de las grandes incongruencias de la vida. Ayer mismo, en unas urgencias lo viví. Una chica entraba con dolores de parto, una nueva vida íba a venir al mundo, y a escasos metros ingresaban a un hombre, que a juzgar por los comentarios y las lágrimas de su familia, probablemente lo hacía con muy mal pronóstico. Una familia lloraba en la sala de espera, y otra reiría feliz en el quirófano cuando ese niño comenzara a llorar. Penas para unos, y glorias para otros. En el mismo día, a escasa distancia. Desde la ventana podía ver los coches atascados en un día lluvioso, conductores enfadados camino del trabajo, las rutas escolares. En la cafetería, ajenos a lo que ocurría a su alrededor, la gente desayunaba, los médicos y enfermeras hacían un descanso en su jornada de trabajo. Todos ajenos a lo que ocurre a unos metros. La vida sigue igual.
¿Cuánta gente habrá paseado por el Retiro desde que existe? ¿cuántos habrán visitado la Mezquita en todos estos siglos? ¿cuántos se habrán sentado en la butaca del cine en la que tu te sentarás la próxima vez que vayas? ¿cuántos se habrán sentado en el banco de la iglesia donde te sentarás el próximo domingo? Y ya no están, pero de ellos hemos heredado las obras, las disfrutamos nosotros y las cuidamos para los que vengan en un futuro. No los conoceremos, ni sabremos sus nombres, pero hemos disfrutado de las mismas cosas. Las obras perduran en el tiempo, las personas llegamos y nos marchamos. La Mezquita segurá de pie, será visitada por miles de personas al año, pero ya no seremos los que ahora estamos aquí. Otras familias disfrutarán de las mañanas soleadas de domingo en el Retiro. La vida sigue igual.
¿Y qué decir de la tercera estrofa? Aunque nos llevemos desengaños, seguiremos adelante. No solo nos pueden fallar los amigos, nos puede fallar el trabajo, la salud, .....Pero avanzaremos, miraremos a nuestro alrededor, y sabremos que tenemos que seguir. Que hay que remontar. Que hay un horizonte hacia el que tenemos que avanzar con esperanza. Y lo haremos. Las circunstancias ya serán otras, e incluso la gente que nos rodea, pero ahí estaremos. Y la vida seguirá igual.

Deberíamos detenernos unos minutos a elaborar una lista, de personas y cosas por las que luchar. Seguro que el más larga de lo que pensamos. En primer lugar nos pondremos nosotros, por todo lo que hacemos y damos a los que tenemos a nuestro alrededor. Es mucho, seguro, aunque nuestro bajo nivel de autoestima no nos deje valorarlo. Y la lucha no será fácil. Nadie lo ha dicho. Tendremos que sufrir por aquello que queremos. Pero merecerá la pena el esfuerzo. Será como una progresión geométrica en negativo. A mayores ganas, y sobre todo razones para luchar, menos nos importará el sufrimiento que traiga consigo, ¿o acaso alguna madre cuando mira a su hijo recuerda los horribles dolores del parto?

Me encantaría que me dijérais si conocéis alguna canción con más mensaje que esta (el autor creo que es el mismo Julio Iglesias)

miércoles, 22 de octubre de 2008

¿QUIEN DICE QUE NO PODEMOS HACER NADA?

En alguna ocasión, ya os he hablado de Martín Descalzo. Hoy, os dejo un artículo de su libro "Razones desde la otra orilla". Al leerlo, nos damos cuenta que nuestro esfuerzo, merece la pena. Que no podemos volver la cara, y pensar que como no podemos hacer mucho, pues mejor no hacemos nada. Parece que nuestro trabajo será solo una gota en el oceano, pero si cada uno de nosotros hiciera algo, seríamos capaces de hacer una cadena que seguro regalaría momentos felices a muchas personas. Este sacerdote debía ser muy listo. Os pondré más reflexiones suyas, y alguna poesía, porque merecen la pena.



"Yo estoy seguro de que los hombres no servimos para nada, para casi nada. Cuanto más avanza mi vida, más descubro qué pobres somos y cómo todas las cosas verdaderamente importantes se nos escapan. En realidad es Dios quien lo hace todo, quien puede hacerlo todo. Tal vez nosotros ya haríamos bastante con no enturbiar demasiado el mundo. Por eso, cada vez me propongo metas menores. Ya no sueño con cambiar el mundo, y a veces me parece bastante con cambiar un tiesto de sitio. Y, sin embargo, otras veces pienso que, pequeñas y todo, esas cosillas que logramos hacer podrían llegar a ser hasta bastante importantes.



Y entonces, en los momentos de desaliento, me acuerdo de una oración de cristianos brasileños que una vez escuché y que no he olvidado del todo, pero que, reconstruida ahora por mí, podría decir algo parecido a esto:
  • Sí, ya sé que sólo Dios puede dar la vida; pero tú puedes ayudarle a transmitirla.
  • Sólo Dios puede dar la fe, pero tú puedes dar tu testimonio.
  • Sólo Dios es el autor de toda esperanza, pero tú puedes ayudar a tu amigo a encontrarla.
  • Sólo Dios es el camino, pero tú eres el dedo que señala cómo se va a Él.
  • Sólo Dios puede dar el amor, pero tú puedes enseñar a otros como se ama.
  • Dios es el único que tiene fuerza, la crea, la da; pero nosotros podemos animar al desanimado. Sólo Dios puede hacer que se conserve o se prolongue una vida, pero tú puedes hacer que esté llena o vacía.
  • Sólo Dios puede hacer lo imposible; sólo tú puedes hacer lo posible.
  • Sólo Dios puede hacer un sol que caliente a todos los hombres; sólo tú puedes hacer una silla en la que se siente un viejo cansado.
  • Sólo Dios es capaz de fabricar el milagro de la carne de un niño, pero tú puedes hacerle sonreír.
  • Sólo Dios hace que bajo el sol crezcan los trigales, pero tú puedes triturar ese grano y repartir ese pan.
  • Sólo Dios puede impedir las guerras, pero tú pues no reñir con tu mujer o tu hermano.
  • Sólo a Dios se le ocurrió el invento del fuego, pero tú puedes prestar una caja de cerillas.
  • Sólo Dios da la completa y verdadera libertad, pero nosotros podríamos, al menos, pintar de azul las rejas y poner unas flores frescas en la ventana de la prisión.
  • Sólo Dios podría devolverle la vida del esposo a la joven viuda; tú puedes sentarte en silencio a su lado para que se sienta menos sola.
  • Sólo Dios puede inventar una pureza como la de la Virgen; pero tú puedes conseguir que alguien, que ya las había olvidado, vuelva a rezar las tres avemarías.
  • Sólo Dios puede salvar al mundo porque sólo Él salva, pero tú puedes hacer un poco más pequeñita la injusticia de la que tiene que salvarnos.

  • Sólo Dios puede hacer que le toque la Primitiva a ese pobre mendigo que tanto la necesita; pero tú puedes irle conservando esa esperanza con una pequeña sonrisa y un "mañana será".
  • Sólo Dios puede conseguir que reciba esa carta la vecina del quinto, porque Dios sabe que aquel antiguo novio hace muchos años que la olvidó; pero tú podrías suplir hoy un poco esa carta con un piropo y una palabra cariñosa.


En realidad, ya ves que Dios se basta a sí mismo, pero parece que prefiere seguir contando contigo, con tus nadas, con tus casi -nadas".

martes, 21 de octubre de 2008

CAUSA SOLIDARIA


El sábado pasado fuimos a Misa al Pilar en Zaragoza. Un buen amigo nuestro, recien ordenado sacerdote celebraba en la Capilla de la Virgen.

Pero esta Misa tuvo un protagonista muy especial, que era Jose Carlos, un niño de seis años, diagnosticado de una enfermedad muy rara, que esa misma tarde viajaba con sus padres a EEUU para ser operado. Le entregaron una imagen de la Virgen de tamaño natural, y le impusieron una medalla para que lo protegiera en este viaje.

Fue tremendo ver la sonrisa del niño, y la serenidad de los padres. Todos los que asistimos a esa Misa, salimos emocionados.

El Consiliario habló de una cifra astronómica de dinero, pero en ningún momento pidió nada. Pensamos que ya habían recaudado lo suficiente.

Mi sorpresa fue anoche, que un blog de los que visito habitualmente,( http://lourdes-lojeda.blogspot.com/ )hablaba de este niño. De una entrevista que le hicieron en Aragón Televisión (en ese enlace al blog podéis ver el video ). Y lo más importante de todo. Parece que no han llegado todavía a recaudar lo suficiente.


Para más información, podéis visitar la página web que han creado para esta causa.






Puedes hacer tu donativo en las siguientes cuentas bancarias:
CAI: c/c 2086 0079 45 0000403992
Santander: c/c 0049 1613 51 2790094106
Beneficiario: José Carlos Galera Lázaro


También lo podemos hacer mediante un mensaje de texto desde el móvil al número:ENVIA TU SMS AL 7844 Texto: AYUDACARLOS
Coste del mensaje: 1,50 € (Por gentileza de Ekosoft España)


Muchos mensajes que nos llegan de ayudas a niños enfermos nos puede quedar la duda si son o no mentira, pero este caso, es pura realidad. Pregunté cuándo operaban al niño. Es este jueves, 23 de octubre. Dedidar un ratito a ver esta página, y si podéis ayudar económicamente, Dios seguro que lo recompensará.

Gracias

lunes, 20 de octubre de 2008

EL ULTIMO LIBRO QUE HE LEIDO

Soy una compradora compulsiva de libros. Tardo más en comprar un libro que en elegir un traje. Me leo las contraportadas, y me los llevaría todos. Leer es mi vicio, aunque tengo que confesar que el outlook, el facebook y el blog me han robado algo de tiempo para la lectura. Pero tengo una ventaja, y es que no veo televisión, por tanto, siempre tengo un rato para la lectura.
Mi sitio preferido para comprarlos es la Casa del Libro en la Gran Via. Ese lugar me parece un paraiso (me hubiera gustado que viérais mi cara de alucinada la primera vez, recien llegada de Córdoba, que entré ahí). El problema es que está lejos para ir a menudo. Como segunda opción El Corte Inglés. He pasado muchas horas en la sección de librería, la conozco muy bien. Hay una mueble que me gusta especialmente. No están los bestsellers, ni los Premio Planeta. Suelen ser libros de autores desconocidos, que terminan a veces en las listas de los 10 más vendidos. Ahí por ejemplo compré "El niño con el pijama de rayas", meses antes que se hiciera conocido.
El último que he comprado ha sido "La última lección de Randy Paush". No conocía al autor, pero el tema me interesó. Es un hombre de 43 años al que le detectan un cáncer de páncreas.
He leído mucho sobre este tema. Personas que sufren enfermedades terminales de muchos tipos y que lo cuentan en primera persona. No es por masoquismo. Debe ser por eso de autoconvencernos que lo que nos pasa a nosotros no es único, además de aprender como otras personas se enfrentan a estas enfermedades. Los hay de muchos tipos, más y menos dramáticos, más o menos científicos, pero siempre con un toque personal de superación del que intento aprender.
Que me perdone el autor, porque ya ha muerto, y no podría defenderse, pero de todo lo que he leido, he de decir que este libro me parece auténtica basura. No entiendo como alguien que está padeciendo esta enfermedad puede frivolizar del tema de esa forma.
El explica que va a dar una última lección, y que quiere que se convierta en una especie de testamento verbal para sus hijos. Pero yo me pregunto, ¿como una persona que sabe que va a morir en un plazo de seis meses, se marcha el día del cumpleaños de su mujer (el último que puede pasar con ella) para dar esa conferencia?. ¿como puede convocar a un grupo muy numeroso de espectadores, y ponerse a hacer flexiones para demostrarles que físicamente está mejor que ellos? ¿como puede hacer una presentación con un power point con las pruebas médicas de su enfermedad delante de todos esos espectadores?.
Creo que a sus hijos no les hacía falta ver a su padre haciendo flexiones, ni ninguneando la enfermedad. Seguro que como personas, les hubiera ayudado más tener a su padre en ese cumpleaños, verlo preocupado, verlo disfrutar de sus últimos momentos, y que todas esas cosas, se las hubiera contado en directo sin necesidad de ningún power point. Creo que ha querido demostrar al permanecer en la mente de sus hijos como un superhéroe, pero a mi no me parece que esa sea la forma de serlo. Hay maneras de serlo con mucha más humanidad.
En cualquier caso, esto es solo una opinión personal, de una opción que tomó este señor. Que no comparto, pero que como todas las decisiones de los demás, hay que respetarlas.

domingo, 19 de octubre de 2008

VA POR VOSOTROS

Hay muchas frases sobre la amistad. Es muy difícil elegir una, en la que podamos resumir lo que significa. Yo me quedo con esta de Faguet.

"La amistad es una confianza del corazón que conduce a buscar la compañía de otro, elegido por nosotros entre los restantes, a no tener miedo de él, a esperar de él apoyo, a desearle el bien, a esperar ocasiones de hacérselo, y a convivir con él lo más posible"

Cada uno tendrá su propia experiencia sobre la amistad. Yo tengo buenas y malas. En estas últimas no me quiero extender demasiado. Ya he derramado suficientes lágrimas por ellos. Los amigos que se pierden, no se suplantan por otros. Es un vacío que queda en el corazón para siempre. Un vacío doloroso.

Prefiero hablar de los buenos amigos. Seguramente los que leáis esto (pues mi blog tiene una difusión muy limitada), os sintáis incluidos en este grupo, y seguro que lo estáis. Por supuesto, en la lista de mis mejores amigos, ocupan un lugar privilegiado la familia, no penséis que me olvido de vosotros. No podría. Os debemos mucho a todos, y quiero que tengáis un lugar en mi blog.
Nos conocéis, y sabéis muy bien, cuándo queremos hablar, y cuando preferimos callar. No dais importancia a una o varias llamadas perdidas sin contestar. Insistís e insistís, hasta que arrancáis de nosotros una palabra. A veces no demasiado cariñosa, es cierto. Aun así, no os importa. Queréis dejar claro, que estáis ahí, a nuestro lado, también dispuestos a escuchar nuestro mal humor.
A los buenos amigos los llamamos para las celebraciones, pero vienen solos cuando hay problemas. Os presentáis en casa, casi sin aviso, y se os nota mucho que hay veces que os cuesta marcharos y dejarnos solos. Que casi os gustaría que viviéramos en una comuna para poder estar todos juntos. Lloráis con nosotros y reis con nosotros. Y hay días que os trabajáis mucho esa sonrisa. Rezáis con y por nosotros. Respetáis nuestra soledad cuando es elegida, aunque es cierto que por nuestro bien, no dejáis que nos dure mucho.
Somos conscientes que muchos días no somos la mejor compañía, ni la más divertida. Que a veces podemos pecar de monotemáticos. Otras de intransigentes. Pero nunca hemos visto un mal gesto en vuestra cara.
Junto a nosotros pasáis momentos muy tensos. Unos en directo (¿qué me decís de los nervios en la puerta de la calle Almagro......?, y otros esperando un sms o una llamada. También os conocemos. Sabemos que entre vosotros los hay más valientes, y que a otros os cuesta mucho porque no sabéis qué palabra utilizar que pueda ser reconfortante en los momentos de desaliento. A estos últimos deciros que no os preocupéis, que sé que esto os crea problemas de conciencia. Lo único que tenéis que hacer, es seguir ahí de forma incondicional como lo estáis haciendo.
Ocupamos un lugar privilegiado en vuestros corazones. ¿hay mayor satisfacción para un ser humano que sentirse tan querido?. Es importantísimo poder contar con vuestra fuerza para aliviar nuestra carga. Solos quizá no lo conseguiríamos. Podéis estar orgullosos, porque esto es un trabajo en equipo, ahora que está tan de moda ese concepto.
Por todo esto, y mucho más, como dice la canción, esperamos algún día poder devolver el bien que nos hacéis. De momento, contar con toda nuestra gratitud y cariño.

sábado, 18 de octubre de 2008

BUENOS DIAS, ¿QUÉ TAL?

Llegas al trabajo por la mañana, y como todos los días, al entrar dices - buenos días ¿qué tal estás?-



Lo dices al mismo tiempo que vas encendiendo el ordenador y leyendo el titular del periódico que hay encima de tu mesa. Ha sido una pregunta automática, y no esperas otra respuesta que - buenos días, muy bien ¿y tu?-, y cada uno a lo suyo, dando comienzo a otra jornada de trabajo.
Imagínate por un momento que la respuesta fuera:
- Buenos días, pues mira fatal, esta noche no he dormido nada. Tengo un montón de preocupaciones. Mi madre está enferma. Mi marido tiene problemas en el trabajo. He tenido una bronca espectacular con mi hija antes de venir al trabajo. Me duele mucho la cabeza. El coche me está dando problemas y no tengo dinero para comprar uno nuevo. Y hoy tengo una tutoría de mi hijo pequeño en la que no me espero nada bueno. Y para colmo acabo de recibir una multa.
Podría pasar ¿no? ¿como te quedas? ¡¡ Imagina tu cara de sorpresa !!
Una primera reacción, es pensar: "a mi que me cuentas, tu tienes problemas, y yo tengo los mios, que además son peores, y no te los cuento". Pero entonces, ¿para qué les has preguntado qué tal? ¿por pura educación?.
La segunda reacción, un poco más humana, es pensar qué poco sabemos y que poco nos preocupamos de la gente que tenemos a nuestro alrededor. Casi seguro que todos esos problemas que hoy te cuenta esta persona, no han comenzado hoy mismo. Y tu ni te has dado cuenta. No podías saberlo, porque no la has mirado a los ojos y le has visto la cara de cansada que tiene, o la expresión de tristeza, o no has visto sus uñas mordidas por la ansiedad. Y si lo has intuido, no has querido darte cuenta.
Miramos pero no vemos. Miramos el exterior de esa persona. Si nos examinaran de su atuendo, seguro aprobaríamos. Hemos mirado el anillo que lleva, o los zapatos, que nos parecen espantosos. Pero no hemos mirado su interior, a la persona, que es lo que importa. Los zapatos se romperán, o el mes que viene los cambiará por otros que quizá nos gusten más. Pero la persona permanece, y es lo que vale. Es por la que deberíamos preocuparnos.
Cada día, nos cruzamos con muchas personas a las que podemos y debemos ayudar. Unas veces será escuchándolas, dándoles un apretón de manos, respetando su silencio, rezando por ellas, contándoles un chiste, llamándolas en su cumpleaños,......., hay infinidad de maneras. No siempre hay que esperar a que nos lo pidan. Tenemos que tomar la iniciativa.

La providencia ha hecho que yo haya podido experimentar esto, una sola vez en mi vida, es cierto. Os aseguro que la satisfacción que reporta compensa con creces el esfuerzo que supone. Y si yo lo he podido hacer, que no soy ni mucho menos buena, y estoy a años luz de la santidad, vosotros con mucha más razón.

Os dejo un video para reflexionar sobre el tema.

video

VIVAN LAS MUJERES

No os perdáis este video, ¡¡ me encanta!!.

Es que soy una fan empedernida de Miguel Bose ¿se nota?






viernes, 17 de octubre de 2008

BUENOS MEDICOS BUENOS

Este año, mi sobrina mayor, de la que estamos todos muy orgullosos, ha terminado la carrera de medicina. Y hemos tenido oportunidad de acompañarla a dos actos de graduación, uno en el Hospital de la Concepción y otro en la Universidad Autónoma.
En los dos actos hemos escuchado varias clases magistrales, y charlas de diferentes personalidades del mundo de la medicina dirigidas a los alumnos.
Hay una frase que repitieron en los dos actos, y que la decía Gregorio Marañón a sus alumnos como resumen de los seis años de estudios. "No basta con ser buenos médicos, lo más importante es ser médicos buenos".
Creo que a nadie se le escapa, que la profesión de médico exige mucha, muchísima vocación. En primer lugar, estudian seis años, se licencian, pero tienen que seguir estudiando el examen de MIR. Lo aprueban, comienzan a trabajar, y para ganar un salario un poco digno, tienen que hacer todas las guardias que su cuerpo aguante.
Una persona estudiosa, constante, responsable, puede llegar a ser un buen médico. Se aprende el Vademecum y ya está preparado para diagnosticar y recetar.
Pero hay cosas que no están en los libros de medicina, y que solo se pueden aprender intentando ser un médico bueno, que al fin y al cabo , no es otra cosa que una persona buena, que valora y entiende que su instrumento de trabajo es una persona formada por cuerpo y alma. Que entiende que tiene que dar remedio a las dos partes que componen el ser humano.
Tenemos experiencia en este campo. Una personal mia, en la que un buen médico en su especialidad, famoso, internacional, del que no diré el nombre, que me curó, pero me hizo sentir en muchos momentos como una analfabeta, y como un ratón de laboratorio, pues no hizo otra cosa que experimentar en mi. No tuve nombre ni apellido para él. Solo un cuerpo que operar y un talón bancario.
Sin embargo, ahora estamos tratando con médicos que son grandes médicos en su especialidad y que al mismo tiempo son grandes personas. Tratamos con "buenos médicos buenos". Conscientes que cuando atraviesas la puerta de su consulta, vas asustado, con un sobre en la mano, que puede ser tu sentencia de muerte, y que además a ellos les toca leértela. Y has puesto en sus manos, lo más valioso que tienes, tu vida, con una confianza ciega en ellos. Aun sabiendo que no son perfectos, que son humanos, y que por tanto como todos, pueden tener días mejores y peores. A veces nos preguntan "qué hacemos?", y nuestra respuesta es siempre la misma "lo que tu nos digas". Transmiten un cariño que no podrá curar el cuerpo, pero si ayuda al alma. Y esto no solo con los médicos, también es aplicable al personal de enfermería, y a todos los ayudantes que tienen.


Probablemente ellos nunca leerán esto, y no sé si alguna vez se lo diremos, pero quiero que sea nuestro homenaje particular a estas personas.


Solo me queda decirle a Raquel, y a María (a la que le falta poco para terminar), que seguramente si lo leerán, que rezo por ellas, para que sean "buenas médicos buenas", y que alguien en un futuro les pueda escribir algo parecido a la poesía que una paciente le escribió a su madre. En esto también tienen el ejemplo de sus padres.

jueves, 16 de octubre de 2008

LIMOSNAS

Empiezo con un cuento que he leido en una reflexión de un Misionero Claretiano
"Un grupo de gente rica formaba una especie de club para ayudar a los pobres. Un señor de la nobleza francesa visita a una amiga millonaria, a la que encuentra remendándose sus zapatillas.
- Pero, ¿por qué no se compra otras nuevas?
- Porque tengo que ahorrar para los pobres.
- Pues, mire; por ellos venía a verle, para pedirle ayuda.
La señora se levanta, saca del cajoncito el billete de banco más alto, y lo entrega al visitante con la mano izquierda.
- ¿Y por qué me lo da usted con la mano izquierda?
- Para que no se entere la derecha, y ésta no se niegue a seguir remendando zapatillas"
¿Cuántas veces habéis escuchado la canción "corazón partio" ? Seguro que cientos.
Soy fan de Alejandro Sanz. Me gusta la letra de sus canciones. Y del "corazón partío" me quedo con esta:
"Dar solamente aquello que te sobra, nunca fue compartir sino dar limosna"
Y pensaréis qué tiene que ver el cuento y la canción. Pues mucho, porque hoy quiero contar algo sobre la limosna, aprovechando que este fin de semana es el Día del Domund.
Voy a escribir en primera persona, porque no pretendo ahondar en la conciencia de nadie, ni que os sintáis identificados. Simplemente expongo lo que a mi me ocurre.
Cuando me mandan el sobrecito del colegio, o lo encuentro en la parroquia el domingo, me siento solidaria con esos pobres niños que no tienen nada, e intento ser más generosa de lo habitual en mi limosna. Igual me ocurre, cuando escucho un testimonio de alguien cercano a la gente del tercer mundo. Personas que no hablan en genérico, sino que cuando piensan "no puedo tirar esta comida porque hay niños que no pueden comer", le están poniendo nombre y apellidos a esos niños. Pueden ver "un" rostro de angustia de un padre cuando no tiene nada que darle a sus hijos, porque seguro que muchas veces han estado consolando a ese padre.
Pero he de confesar que igual que dice la canción, doy únicamente algo de lo que me sobra. Colaboro con algunas ONG, aporto algo en el cepillo de la iglesia, y aunque sé que no es muy recomendable, doy alguna limosna a algún pobre por la calle. Pero no creo recordar ni una vez, que haya dejado de comprarme algún capricho, o de ir a cenar a un restaurante por dar una limosna a alguien necesitado. No remiendo mi zapatilla para dar ese dinero. Lo habitual es que me compre una nueva, y si aun así me sobra, doy algo de eso que no me va a hacer falta.
Pero además, la limosna no consiste solo en dar dinero. Hay otras muchas cosas que se pueden hacer, y que solo necesitan que una inversión de tiempo y esfuerzo.
Conozco algunos casos de personas laicas que en su tiempo de vaciones se marchan a paises pobres a prestar su ayuda en lo que sea necesario. Si me apuráis, no hay ni siquiera necesidad de viajar tan lejos para encontrar a alguien necesitado. Muy cerca de nosotros hay ancianos solos, mujeres y niños maltratados, adolescentes embarazadas que no saben qué hacer, drogadictos, enfermos en hospitales........la lista es interminable. Pero también cuesta dar ese tiempo. Incluso más que dar el dinero. No es fácil cambiar una hora de sofá y televisión por ir a una planta de un hospital a hacer compañia a un enfermo. Es incluso más cómodo lavar la conciencia metiendo algo más de dinero en ese sobre.
¿es esta la caridad que nos enseñó Jesús? ¿es esto el amor al prójimo?
De nuevo quiero lavar mi conciencia y pienso que yo no voy a cambiar el mundo. Que mi esfuerzo no se va a notar. Que solo voy a poder hacerle compañía a un enfermo, o darle de comer a un niño, y habrá no sé cuántos cientos más que se quedarán igual. Terrible equivocación. Si fuera de capaz de acompañar a uno, pues ya será una victoria. Habrá un necesitado menos. Y será una victoria no solo para mi, y para esa conciencia que tanto pesa, sino para toda la humanidad, porque realmente habré podido demostrarme que el amor al prójimo existe.
Espero y deseo en alguna entrada futura de mi blog, poder contaros que efectivamente hubo un día que remendé mi zapatilla, o que logré llevar a alguien necesitado un poco de felicidad.

miércoles, 15 de octubre de 2008

EL TIEMPO QUE TARDA EN PASAR EL TIEMPO

No hay nada nada más exacto que el tiempo. Una hora es una hora siempre, y un día es igual en cualquier lugar del mundo. Sin embargo, no hay nada más inexacto que el tiempo.
Cuántas veces hemos escuchado y dicho "parece que fue ayer". Es cuando pensamos en momentos de nuestra vida importantes, como nuestra boda, el nacimiento de nuestros hijos. Han pasado los años como un soplo por nuestras vidas (diez, veinte, treinta......). Deprisa, sin que hayamos podido asimilar todas las cosas que nos han pasado. Como si no hubiéramos sido nosotros los que hubiéramos vivido esos años. De repente vemos a nuestros hijos haciendo la Primera Comunión, yendo a la universidad, y no tenemos conciencia que el día a día haya sido largo ni tedioso. Pasa una Navidad, y de repente ya vemos el turrón otra vez en el supermercado.
Pero hay veces que el reloj no avanza. Lo miramos una y otra vez, y las agujas están siempre en el mismo lugar. Ocurre en momentos de aburrimiento, está claro. Pero también nos pasa en momentos de incertidumbre. Cuando estamos esperando una noticia, queremos tenerla ya. No sabemos si va a ser buena o mala, pero la queremos conocer, y cuanto antes.
El ser humano tiene una gran capacidad de adaptación. A lo bueno y a lo malo. Es una gracia que nos ha dado Dios. Enseguida hacemos análisis de la situación, la recomponemos y nos adaptamos a las nuevas circunstancias. Pero no podemos vivir tranquilos en un estado continuo de incertidumbre. La desazón que crea es terrible. Un día se puede parecer una eternidad esperando la tan ansiada noticia.

lunes, 13 de octubre de 2008

UNA JOYA

Ayer encontré una joya. En casa de una señora de mucha fé. Es una reflexión de 1955 en la que Jesús nos habla del dolor y de como nos acompaña en él.
Anoche, después de un día muy nostálgico, y con la mente llena de temores, la leí despacio, en el silencio de mi casa cuando ya todos dormían. Parecía que me lo susurraba al oido. Hay días que solo podemos mirar adelante, empujados por el convencimiento de que diálogos como este son verdaderos.
Os invito a leerla, especialmente un día que estéis necesitados de paz y consuelo.




Cuando tenga un rato, indagaré en internet a ver qué era esto de las Hojitas oficiales de los jueves. ¿lo conocíais?. Y si alguien lo quiere tener, encantada de enviárselo.


¡SEGUIRÉ ADELANTE!

Lo he copiado de otro blog



Voy a seguir creyendo, aún cuando la gente lamentablemente pierda la esperanza.
Voy a seguir dando mucho amor, aunque otras personas siembren odio.
Voy a seguir construyendo alrededor mío, aún cuando otros destruyan.
Voy a seguir hablando de paz, aún en medio de una terrible guerra.
Voy a seguir iluminando el camino, aún en medio de la oscuridad total.

Y, seguiré sembrando, aunque otras personas pisen la cosecha.
Y, seguiré gritando al viento y al mundo, aún cuanto otros callen.
Y, dibujaré muchas sonrisas, en algunos rostros con lágrimas.
Y, transmitiré alivio, cuando vea que las personas tienen dolor.
Y, regalaré motivos de alegría, donde vea y haya tristezas.

Invitaré a caminar a cualquiera que decidió por su cuenta quedarse en un sitio,
y levantaré los brazos a los que se han rendido, y no tienen ninguna esperanza.
Porque en medio de la desolación, y la amargura
siempre habrá un niño vigilante que nos mirará esperanzado,
y a la vez tratando de esperar algo de nosotros,
y aún en medio de una gran tormenta,
por algún lado saldrá brillante el sol matutino,
y en medio del desierto árido crecerá una planta,
llena de flores y de frutos.

Siempre habrá un pájaro cantando alegremente alrededor nuestro,
habrá también un niño que nos sonreirá alegremente
y una mariposa que nos brinda su belleza silvestre.

"Pero...si algún día ves que no sigo al lado tuyo,
ya no sonrío ó callo, sólo acércate, abrázame y dame un beso,
un abrazo ó simplemente regálame una sonrisa".

Son esas cosas simples las que nunca se olvidan.
con eso será suficiente por ahora.
Habrá pasado que la vida me abofeteó horriblemente,
y me sorprendió infraganti por un segundo.

Autor: desconocido.

sábado, 11 de octubre de 2008

HOMENAJE A LA VIRGEN DEL PILAR

Llega el 12 de Octubre, día de Nuestra Señora del Pilar. No os voy a contar su aparición, ni el milagro de Calanda. Seguro que lo conocéis. Hoy os voy a contar lo que para nuestra familia es la Virgen del Pilar.
Hay que remontarse en la historia, cuando Carlos hizo la mili. La hizo en Zaragoza, y durante el año que estuvo allí debía ir a la Basílica todas las veces que podía. Allí debió nacer su devoción por La Pilarica.
Nuestro primer viaje juntos fue a Zaragoza, cuando nuestros hijos han nacido, (aunque la primera salida de los niños en Madrid ha sido para ir a ofrecérselos a Santa Gema por la que también Carlos siente gran devoción), luego por supuesto a Zaragoza.
Aquí llegamos a octubre de 2005. El día que a Carlos comenzaron a hacerle todas las pruebas médicas después del diagnóstico, para valorar el alcance de su enfermedad, en el ala de medicina nuclear del hospital, como si de un sueño se tratara. Cuando le hacen la primera prueba, salió y me dijo "mañana me voy al Pilar. Cuando me he tumbado en la camilla, he visto a la Virgen que estaba conmigo". Ni os cuento mi reacción, me parecía que había perdido la cordura. Con lo que teníamos encima, y me dice esto.
Pero no dije nada, y él fue. Es cierto que no lo acompañé. Fueron con él sus hermanos (siempre dispuestos a todo). A mediodía me llegó un mensaje al móvil que decía "le he prometido a la Virgen que el tiempo que me quede de vida, vendré a verla una vez al mes". Y ya le ha hecho 36 visitas.
No ha faltado ni un mes. Siempre tiene una lista de gente esperando para acompañarle. Y es impresionante verlo rezar a los pies de la Virgen.
El día 12 de enero de este año, le hicieron el mejor regalo que le han hecho nunca. Gracias a una buena amiga, que se encargó de moverlo todo, le hicieron Hermano de la Virgen.
No hay palabras que expresen la felicidad que tuvimos ese día. Rodeados de nuestra familia y amigos, y del incondicional Juan Pedro, en un autobús nos fuimos a Zaragoza.
Fue un acto muy lleno de fé, que vivimos todos con muchísima devoción. La charla del Consiliario en la Capilla de S.Antonio, la Misa en la que lo encomendaron a la Virgen, y finalmente algo que en nuestra vida podíamos soñar.
Yo, con mi ramo de flores, dispuesta a dárselo al Consiliario para que lo pusiera a los pies de la Virgen, y de repente ordena que abran las rejas que vamos a pasar nosotros. No nos lo podíamos creer. !!! Subimos a darle un beso a La Pilarica mientras toda la gente que estaba en la Capilla cantaba el himno a la Virgen !!!. Cuando la besamos y me dí la vuelta, estaba mareada, pero mareada de felicidad.
La gente decía, "deben ser alguien importante porque ahí solo suben los Reyes". Y efectivamente, Carlos es alguien muy importante para la Virgen del Pilar. El se encomendó a ella desde el primer momento en que empezó a cargar con su cruz. Y ella le da fuerza. Una fuerza inexplicable, que nos transmite a los que estamos a su alrededor.
La vida es dura. Como dice la Salve, un "valle de lágrimas". Pero Dios sabe compensar, y nos regala momentos únicos, como este que os he contado.


AGRADECER

No conocía esta canción. La he encontrado de casualidad. Me gustaría que escuchéis la letra, y que penséis en la grandeza de lo que dice.
Lo habitual es que pidamos, y pidamos, pero tenemos desterrada la palabra "gracias" de nuestro vocabulario. Si eso nos pasa en nuestra vida cotidiana, con personas a las que podemos mirar a los ojos, ¿cuánto más olvidamos agradecer a Dios?.
Creo que no merece la pena que diga nada más. Escuchar la canción basta. Yo me quedo con una frase. Darle gracias a Dios por la fe. Porque gracias a ella, todo lo demás viene por añadidura.
Si esto es lo mejor que nos puede dar Dios, ¿no le gustará que nos acordemos de darle las gracias?


jueves, 9 de octubre de 2008

YA NO QUIERO SER YUPPIE

Tengo un amigo que ha escrito ya su epitafio. Yo no llego a tanto. Pero si tuviera que elegirlo, me gustaría algo parecido a esto:
"Al final del camino , me preguntarán "¿Has vivido?" "¿Has amado" Y yo, sin decir nada, abriré el corazón lleno de nombres"
Esta cita es de Pedro Casaldáliga. Por lo que he podido indagar, es un religioso, poeta, y escritor español afincado en Brasil, y vinculado a la teoría de la liberación, de la que no se nada (cuando me pongo a investigar un poquito en cualquier tema que no sea de números, me doy cuenta de lo ignorante que soy).
Bueno, no os quería hablar de Pedro Casaldáliga, ni de mis limitaciones. Quería comentar el significado de esta cita para mi.
Cuando me quedé embarazada de María, y fui a decírselo al que en ese momento era mi jefe (con un poco de miedo, como acostumbramos las mujeres dar estas noticias en nuestros trabajos), me dijo algo que nunca olvidaré. "Me alegro mucho, al final de tu vida, nadie te recordará por trabajar en esta empresa, pero si tendrás tu familia y tus hijos".
Cuando somos jóvenes, terminamos la universidad y salimos al mercado laboral, nos queremos comer el mundo. Queremos demostrar de lo mucho que somos capaces. No nos importa trabajar las horas que sean para poder subir puestos en el organigrama. No nos importa sacrificar el tiempo de nuestra familia para dárselo a la empresa. "Todo por la empresa": Este podría ser el slogan que parece que nos graban con fuego en nuestra mente durante los años de carrera. Queremos "realizarnos". Esa palabra que suena tan yuppie.
A mi además me tocó una época en la que no se discutía que las mujeres teníamos que trabajar porque se consideraba un fracaso ser amas de casa. Después de veinte años de vida laboral, no estoy tan segura que la generación de nuestras madres no fuera más felices que nosotras. ¡ Era tan reconfortante llegar del cole, y que mamá te preparara el bocadillo de la merienda ! Ellas nunca tendrán que preguntarse si sus hijos las han echado de menos en algún momento, porque siempre estaban ahí. La primera vez que yo me pregunté esto, fue cuando mi hija dijo su primera palabra, que fue el nombre de la chica que la cuidaba.
Con el paso de los años, te vas dando cuenta que la verdadera realización es otra. Y aquí vuelvo a enlazar con la cita inicial. ¿creéis que en la homilía de mi funeral se hablará de los balances que he cuadrado? ¿o de las auditorías que he pasado con éxito? ¿o de lo bien que hice la reducción de gastos en épocas de crisis?. Pues no, porque eso lo podrá hacer cualquier otro profesional que contraten para mi puesto. Igual, o mejor que yo. Y lo contratarán al día siguiente.
Pero hay una faceta de nuestra vida en la que nadie nos puede sustituir. Nadie podrá ocupar nuestro lugar en la familia. Ni con nuestros amigos. Para rellenar ese hueco, no se puede llamar a un head-hunter.
Mi concepto de realización ahora es otro. Ya no quiero cargos en tarjetas de visita. Me dan igual. Quiero querer y conseguir que me quieran. Quiero darle achuchones a mi hija ahora que es pequeña porque cuando sea adolescente ya no querrá que se los dé. Quiero estar disponible para ayudar a mis hijos en lo que me necesiten. Quiero tener tiempo para tomarme un vino (bueno yo una cocacola) con mi marido charlando tranquilamente. Quiero disfrutar de las cosas que me gustan y de la gente que quiero. Aunque para ello tenga que dejar de ser yuppie.

miércoles, 8 de octubre de 2008

MADRES, ¿OS SENTIS IDENTIFICADAS?

Me voy a la Cama Esta presentación ya lleva tiempo circulando, pero cada vez que la veo, no puedo más que sonreirme. Es tan verdad........ Sobran las palabras. Yo a mi familia le digo a veces, que en mi próxima vida quiero ser hombre.



POR QUÉ LOS OLVIDAMOS EN NUESTRAS ORACIONES

Este verano leí un libro que os recomiendo. Se llama "Un cura se confiesa". El autor, Martín Descalzo, cuenta su último año de Seminario, su Ordenación y la primera Misa. Es un libro muy ameno. Este escritor lo es. Escribe muy para el pueblo llano, para los que no entendemos nada de teología, pero que tenemos ciertas inquietudes por aprender.

Os quiero poner alguna frase del libro para que os entre el gusanillo y lo leáis. No sabía cúal elegir. Me he decidido por lo que piensa en el momento de la unción del óleo en sus manos.

"Fue, - y debo decirlo y repetirlo siempre - el momento más lleno de mi vida, el momento en que comprendí el mundo, la razón de las cosas, el meollo de la existencia misma. Todo tomaba de repente sentido en torno mío. Me estrujaba las manos con cariño. Y no pude dudar ni un segundo que eran manos de Cristo"

Cuando terminé de leer el libro, pensé en la felicidad de este hombre. Pero también pensé en los momentos duros que le quedaban por delante. También he leido uno de los artículos que escribió poco antes de morir, y efectivamente hace alusión a esos momentos.

¿os habéis parado a pensar alguna vez en las veces que le decimos a un sacerdote que rece por nosotros, pero las pocas que rezamos por ellos? ¿en las veces que les contamos nuestras penas, pero las pocas veces que escuchamos las suyas?¿en la intransigencia de la sociedad ante un error de un sacerdote? ¿cuántas veces nos quejamos de lo tedioso o aburrido que resulta un sacerdote en concreto? ¿nos hemos parado a pensar que ya es mayor, o que tiene demasiada carga a sus espaldas?.

Yo lo siento, no estoy de acuerdo con la expresión "vives como un cura". Me molesta cuando la escucho. Creo que los sacerdotes, y en general todos los consagrados, merecen todo nuestro respeto y admiración.

¡Oh Jesús!
Te ruego por tus fieles y fervorosos sacerdotes,
por tus sacerdotes tibios e infieles,
por tus sacerdotes que trabajan cerca o en lejanas misiones,
por tus sacerdotes que sufren tentación,
por tus sacerdotes que sufren soledad y desolación,
por tus jóvenes sacerdotes,
por tus sacerdotes ancianos,
por tus sacerdotes enfermos,
por tus sacerdotes agonizantes
por los que padecen en el purgatorio.
Pero sobre todo, te encomiendo a los sacerdotes que me son más queridos,
al sacerdote que me bautizó,
al que me absolvió de mis pecados,
a los sacerdotes a cuyas Misas he asistido y que me dieron tu Cuerpo y Sangre en la Sagrada Comunión,
a los sacerdotes que me enseñaron e instruyeron, me alentaron y aconsejaron,
a todos los sacerdotes a quienes me liga una deuda de gratitud,
especialmente a...

¡Oh Jesús, guárdalos a todos junto a tu Corazón y concédeles abundantes bendiciones en el tiempo y en la eternidad!
Amén

Santa Teresa de Lisieux
Bueno, esta noche me acuesto tranquila porque al menos todos los que habéis leido esto, ya habéis rezado por los sacerdotes. Seguro que en los puntos suspensivos, cada uno de vosotros ha pensado en un nombre, o mejor, en más de uno.

lunes, 6 de octubre de 2008

OCTUBRE, MES DEL ROSARIO


A mi me gusta mucho rezar el Rosario (además los colecciono). Este es el mes dedicado a esta oración. Os dejo un fragmento de la carta que en el 2002 escribió Juan Pablo II. ¡ Animaos a rezarlo ! Si a alguien le interesa la carta completa, me la puede pedir.



Fragmento de la CARTA APOSTÓLICA ROSARIUM VIRGINIS MARIAE
DEL SUMO PONTÍFICE JUAN PABLO II
AL EPISCOPADO, AL CLERO Y A LOS FIELES SOBRE EL SANTO ROSARIO


"Es hermoso y fructuoso confiar también a esta oración el proceso de crecimiento de los hijos. ¿No es acaso, el Rosario, el itinerario de la vida de Cristo, desde su concepción a la muerte, hasta la resurrección y la gloria? Hoy resulta cada vez más difícil para los padres seguir a los hijos en las diversas etapas de su vida. En la sociedad de la tecnología avanzada, de los medios de comunicación social y de la globalización, todo se ha acelerado, y cada día es mayor la distancia cultural entre las generaciones. Los mensajes de todo tipo y las experiencias más imprevisibles hacen mella pronto en la vida de los chicos y los adolescentes, y a veces es angustioso para los padres afrontar los peligros que corren los hijos. Con frecuencia se encuentran ante desilusiones fuertes, al constatar los fracasos de los hijos ante la seducción de la droga, los atractivos de un hedonismo desenfrenado, las tentaciones de la violencia o las formas tan diferentes del sinsentido y la desesperación.
Rezar con el Rosario por los hijos, y mejor aún, con los hijos, educándolos desde su tierna edad para este momento cotidiano de «intervalo de oración» de la familia, no es ciertamente la solución de todos los problemas, pero es una ayuda espiritual que no se debe minimizar. Se puede objetar que el Rosario parece una oración poco adecuada para los gustos de los chicos y los jóvenes de hoy. Pero quizás esta objeción se basa en un modo poco esmerado de rezarlo. Por otra parte, salvando su estructura fundamental, nada impide que, para ellos, el rezo del Rosario –tanto en familia como en los grupos– se enriquezca con oportunas aportaciones simbólicas y prácticas, que favorezcan su comprensión y valorización. ¿Por qué no probarlo? Una pastoral juvenil no derrotista, apasionada y creativa –¡las Jornadas Mundiales de la Juventud han dado buena prueba de ello!– es capaz de dar, con la ayuda de Dios, pasos verdaderamente significativos. Si el Rosario se presenta bien, estoy seguro de que los jóvenes mismos serán capaces de sorprender una vez más a los adultos, haciendo propia esta oración y recitándola con el entusiasmo típico de su edad"
Para los que quieran conocer más de cerca esta oración, os dejo un enlace.

LOS ANIVERSARIOS

Hay aniversarios alegres (cumpleaños, de boda), y los hay tristes ( de una muerte). Para nosotros, el día de hoy 5 de octubre es una aniversario difícil de encuadrar en una de estas dos categorías.
El 5 de octubre de 2005, recibimos la noticia más dolorosa que hasta ahora nos han dado.
Y digo que es difícil de calificar, porque por una parte, diría que cada cinco de octubre debemos estar felices y celebrarlo. Si, felices, porque hace tres años, nos viticinaron que no pasaríamos mucho tiempo más juntos. Por tanto cada día que pasa debe ser para nosotros como un regalo especial.
Pero por otra parte, cada día de esos que pasan, no nos podemos olvidar que el cáncer está entre nosotros. Que aquel día, el médico, mirándome a mi porque no se atrevía a mirar a Carlos a los ojos pronunció la palabra "incurable". Cada cinco de octubre se vuelve a abrir la herida que en realidad nunca ha estado cicatrizada.
“ Es posible vivir sin memoria pero es imposible vivir sin olvido” preciosa frase de Dubuffet.
No tengo ni idea de quien es el tal Dubuffet (debo ser una completa ignorante). Leo la frase en el libro "Un hombre de palabra". Me hace pensar. Es tan cierto. El ser humano tiene la asombrosa capacidad de olvidar rápidamente, y sobre todo de olvidar lo malo. Si todas las emociones se vivieran con la intensidad de los primeros momentos, nos volveríamos locos. Y esto vale, tanto para las emociones buenas como para las malas. Las euforias prolongadas tampoco las podríamos resistir.. Eso lo supongo, porque no he estado nunca en ese estado de euforia prolongada, aunque tengo una teoría que no sé muy bien si es totalmente mia o la he leido en alguna parte. No obstante, la hago mia. Y es que la euforia plena, la felicidad total no puede durar mucho tiempo. Enseguida nos acostumbramos a ella, y ya estamos deseando más. Es como cuando te vas comprando coches, los vas queriendo más grandes, más potentes, pues igual pasa con ser feliz. Ahora lo eres con algo que te ha pasado, pero ese algo ya no te vuelve a hacer feliz mañana porque se habrá convertido en una costumbre.

La pena es otra cosa completamente distinta. En el primer momento cuando algo duele, te parte el alma, el corazón, te nubla la mente, te desconcierta completamente como ser humano. Afortunadamente, esas consecuencias de la tristeza y de la pena se van aminorando con el tiempo. El olvido? No sé si se olvida o no, ¿la costumbre? Pues tampoco sé si nuestra vida se va acomodando a la circunstancia en particular.

En los tres años que llevamos de enfermedad, hemos pasado por momentos especialmente duros. El peor sin lugar a dudas el día del diagnóstico. En esos momentos, efectivamente, dejas de pensar, las ideas no fluyen, la pena domina todo, y el dolor es tan grande que lo paraliza todo. Supongo que en mayor o menor medida todas las personas pasan por momentos de este tipo. Sin embargo, el día siguiente empiezas a ver las cosas con un poco más de claridad, al siguiente con algo más de serenidad, y así se va pasando el tiempo, y olvidamos? pues no estoy segura de olvidar, pero si nos acostumbramos a convivir con el problema. El problema se va ajustando a ti, o tu al él, pero al final se produce una especie de simbiosis que permite a todos seguir adelante. Y digo a todos, porque efectivamente, el problema también sigue su avance. En este caso el problema es una enfermedad que está ahí, manifestada en células que lo máximo que podemos aspirar es a que estén dormidas, pero que en cualquier momento pueden salir de su letargo. En mi casa, todos somos capaces de pronunciar la palabra cáncer con una cierta naturalidad.
Como he dicho antes, el estado de ansiedad de los primeros días pasa y de vez en cuando, para que no se nos olvide volvemos a tener días horribles, bien porque haya habido una mala noticia después de una prueba médica, o porque la cabeza que va a su aire y no deja de dar vueltas, al final puede a la razón, y se produce la desesperanza.
Es tan fácil los días que anímicamente se está bien, pensar en vivir el momento actual, en no mirar más allá, en vivir el corto plazo….. pero todo eso se vuelve negro cuando las neuronas dicen que no, que no hay razones objetivas para pensar que eso va a ser así, que las cosas van a salir bien. Es como si esas células malignas de vez en cuando quieren hacer su aparición, y como el cuerpo no es transparente, logran que la expresión de tu cara cambie, porque sientes que algo se está muriendo en ti. En nosotros esas células, además de invadir el cuerpo de Carlos, han cambiado nuestro nuestro carácter, han resquebrajado nuestra alegría, y se han apoderado de nuestra sonrisa.

This Day in History